domingo, 30 de octubre de 2016

Asaltablogs: ¡Segundo asalto! (Halloween)

Ya es domingo y en el asaltablogs nos encantan los últimos domingos de mes.
Son ideales para chorizar y salir sin ser visto, y al chef eso le encanta. Se enfunda sus mallas, prepara su bolsa con el símbolo del dólar, los antifaces, su plano, algunas estrellas ninja (si la situación lo requiere), y tan contento al asalto que se va.

Pero este asalto era distinto.

Este era un asalto de Halloween.
Y además, era un asalto internacional.
Así que el chef ya lo tenía todo listo antes de que me diese tiempo si quiera a saber a quién asaltábamos.
Un buen día, me levanté y ya tenía la maleta hecha.



-¿A dónde vamos?.- Gruñí todavía en la cama, intentando quitarme las legañas. El chef tenía preparada mi maleta y ya estaba vestido con un anorak lleno de migas (al parecer, ya había desayunado también pero, no era el momento de preocupar por cómo habría quedado la cocina, tenía demasiado sueño).
-A asaltar. Nos vamos a asaltar.
-¿A asaltar a dónde?...Todavía es muuuy tempranoo....-Intenté darme la vuelta y seguir durmiendo.
En vano.
El chef me destapó, subió las persianas y abrió las ventanas. El frío mañanero acabó por despertarme y ya no me quedaba otra que vestirme, desayunar algo e intentar indagar sobre el asalto que nos tocaba y a dónde quería ir el chef.

Cuky re-desayunó conmigo y me contó que había sacado los billetes de madrugada, (nunca lo había visto tan ocioso, salvo cuando hay costillas asadas para comer), y había hecho las maletas.

Nos íbamos a Alemania, donde el chef tenía contactos.



Nos tocaba asaltar a Sandra, del blog "Apfelstrudel Kuchen", un blog y una bloguera a la que le tenemos mucho cariño y a quien seguimos desde que empezamos el blog prácticamente.
Sandra es un amor, al igual que su blog, que está lleno de cositas ricas que nos encantan y que nos hacen babear siempre que la visitamos.
Por eso, el asalto de esta vez era muy especial y el viaje merecía la pena. Además, al chef y a mí nos encanta viajar. Pero no coger aviones.
Claro que de eso no nos acordamos hasta que estabamos ya despegando y era demasiado tarde.
Y no teníamos relajantes, ni gin-tonics, ni palos para darnos en la cabeza y quedarnos inconscientes hasta que pisásemos tierra. Teníamos que pasar el vuelo "a pelo". Y qué vuelo. Tenía que haber tormenta justo ese día, después de una semana entera de sol de justicia.


Al final,llegamos sanos y salvos, pero el chef llevaba un mareo del copón y ese mismo día teníamos que asaltar por la noche, no podíamos desviarnos del plan. Así que, como siempre, tuve que coger las riendas del asalto y ponerme manos a la obra.

La verdad es que asaltar fue coser y cantar. Con el chef en la cama mareado, recuperándose de las turbulencias del vuelo, volví derechita a nuestro hotel tras asaltar a Sandra y no dejar huella y le llevé al chef el rico bizcocho que le "giché" a la pobre Sandra...
Sandra, no sabes qué suerte tuviste de que el chef no pisase tu cocina, nunca suele significar nada bueno. Mi cocina llena de huellas de harina y nutella, da fe de ello.






~140 grs. de azúcar blanco
~200 ml. de leche
~115 ml. de aceite de oliva suave
~4 huevos L
~300 grs. de galletas príncipe
~1 sobre de levadura
~1 cucharadita de extracto de vainilla
~Una pizca de sal





~250 grs. de chocolate con leche de cobertura

~2 cucharadas de leche
~Azúcar glass
~Agua





~Precalentamos el horno a 180º sin ventilador o 170º con ventilador y engrasamos nuestro molde.


~Separamos las claras de las yemas y montamos las claras con la pizca de sal a punto de nieve y reservamos en la nevera.


~Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar unos 4-5 minutos hasta que esponjen bien y añadimos el extracto a continuación, sin dejar de batir.


~Añadimos la leche batiendo a velocidad media y seguimos con el aceite.


~Machacamos las galletas príncipe con un robot de cocina (o ayudándonos de un paño y un rodillo si no tenéis), hasta dejarlas casi como harina y juntamos con la levadura. Rápidamente, lo añadimos a nuestra mezcla de ingredientes húmedos batiendo ligeramente con varillas tan solo para que se integre bien.


~Por último, añadimos las claras que teníamos montadas, en dos veces, y con movimientos envolventes. 


~Cuando la mezcla esté bien homogénea, vertemos en nuestro molde y horneamos unos 45-50 minutos (a partir de los 45 deberemos estar pendientes ya que, el tiempo de horneado dependerá mucho de cada horno). Nos aseguraremos de que esté bien hecho pinchando con un palillo y viendo que sale seco.


~Sacamos el bizcocho y dejamos enfriar en el mismo molde sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldar con cuidado, porque es un bizcocho bastante delicado.

Cuando desmoldemos, dejaremos enfriar por completo sobre rejilla antes de cubrir de chocolate.




~Derretimos el chocolate y la leche a baño maría o en el microondas (con mucho cuidado), y vertemos por encima del bizcocho.


~Preparamos la cobertura de azúcar glass: Cogemos una cantidad de azúcar glass (dependiendo de cuánta cobertura queráis hacer, con unos 100 grs. os vale para la decoración), y añadimos una pizca de agua (muy poca) hasta que quede una mezcla con la consistencia de la pasta de dientes y, cuando el chocolate haya secado, decoramos el bizcocho con una manga pastelera con la cobertura de azúcar.






Solo Sandra podía hacer un bizcocho tan rico y esponjoso como este, ¡¡gruff!!, se me llenan los bigotes de miguitas deliciosas cada vez que me llevo un trozo al hocico. De los mejores que he probado, ¡guau!.




Este bizcocho, el asalto y el viaje (pese al avión) fue algo que disfrutamos un montón. Tanto, tanto como este puente tan bonito que tenemos y que esperemos que disfrutéis con un trozo de este bizcocho rico, fácil de hacer y esponjoso. 
Os encantará =)


Sed felices

¡¡Abrazo de osete viajero!!




martes, 25 de octubre de 2016

Cumple del niño-grande

Hace poco, fue el cumpleaños del niño-grande, y sólo nos pedía una cosa. 
Bueno, una cosa dulce.
Bueno, en realidad nunca pide mucho de nada.
Llevaba soñando con una tarta en concreto mucho tiempo. Así que, qué menos que hacérsela en su cumple.

Todo "afaenoso", el chef se puso en seguida sus mallas verdes estampadas de tartas, su mandilón favorito, y su gorro de chef y fue preparando los ingredientes mientras yo maquinaba la receta.
Esta vez, la artífice de la receta sería yo.  El chef me dejó total libertad para desarrollar mi creatividad y crear la tarta de cumpleaños.
Aunque, para ser honesta, tampoco había mucho que crear.
El niño-grande fue muy específico en lo que quería.
Quería arroz con leche.
En tarta.
Y punto.
Nada de inventar, nada de adornos, nada de floripondios, ni cosas estrafalarias del chef.
No quería cocina creativa. Quería cocina tradicional. Porque el niño-grande es muy del dulce tradicional, sobre todo el asturiano. Y el arroz con leche es uno de sus dulces favoritos, (y los frixuelos rellenos). 

Tenía que ser un arroz con leche asturiano, con todas las letras. De esos en los que pones la cuchara y se queda tiesa, como "argamasa", (palabras del niño-grande).

No había problema. Tenía una receta en la manga y una idea muy concreta para su tarta, al chef preparando todos los ingredientes y un día soleado que nos inspiraba.
Era coser y cantar.



...Hasta que el chef decidió ponerse creativo...
...Y la cocina tradicional nos duró, lo que dura un helado en verano al sol y al lado de Cuky.
En un descuido, (me había dado la vuelta para revisar que todos los ingredientes estaban bien en el papel), cuando Cuky le echó una especia de su invención al arroz con leche, que estaba aún cociendo, y una leche que, según él, era de cabra "fresquíiiiisima", pero que comenzó a hacerse grumos. 
Aquello sí que parecía argamasa.

El chef, se "lavó las manos", literalmente. Porque me dejó empantanada con aquella argamasa en el fuego y se fue a buscar el anisete para echarle a aquel arroz, que ya no había quien lo salvara.

Para devolvérsela, aparté el arroz del fuego rápidamente, lo puse en un tupper y me puse a hacer un nuevo arroz con mi receta, sin que el chef se enterase. Tenía planes para aquella argamasa invención del chef...

Para cuando llegó el chef, pensó que los grumos se habían "volatilizado" y que su receta había salido a pedir de Cuky. Todo orgulloso, así se lo contó al niño-grande cuando apareció por la cocina para catar su arroz con leche, antes de que acabásemos de hacer la tarta.
La sorpresa vino luego, cuando le dije que había sobrado un poco de su arroz que no había puesto en la tarta, y saqué el tupper de "argamasa".
Aquello estaba más tieso que el cemento armado. Pero se hizo el valiente y probó una cucharadita poniendo buena cara...Aunque no se relamió ni los bigotes.
Dijo que se había acabado el tupper entero, pero me da que lo que encontré en la calle tirado de buena mañana, no era arroz normal y era la argamasa que no se acabó comiendo.





(Receta de Kim)



~400 grs. De arroz blanco de grano redondo
~1 y medio de leche entera (si encontráis leche fresca, mejor que mejor)
~Azúcar
~2 ramitas de canela
~La ralladura de 1/2 limón (un limónnnn, y medio limóoonnnn, dos limoones, y medio limóoon,...)
~Una pizca de anís (va al gusto, si queréis, podéis no ponerle)
~2 cucharaditas de vainilla en pasta (o extracto de vainilla)
~Agua
~2 cucharadas de mantequilla sin sal
~Una pizca de sal




~2 Láminas de hojaldre*
~Azúcar moreno




*Nosotros compramos una redonda y una rectangular. La redonda nos sirvió de base y, con la rectangular, hicimos un borde a la tarta, a modo de cuenco, para poner el arroz dentro.





~Lavamos ligeramente el arroz con agua y ponemos a cocer en una olla grande, con agua que lo cubra tan solo y a fuego medio.

~Por otro lado, en un cazo, ponemos a hervir la leche con la canela, la ralladura de limón y la vainilla. Cuando haya hervido, bajamos el fuego y dejamos a fuego medio un rato más, hasta que tengamos que incorporarlo al arroz.

~Cuando el arroz haya absorbido todo el agua, bajamos el fuego casi al mínimo y vamos añadiendo a chorritos la leche, sin dejar de remover. Añadiremos más leche cuando haya absorbido la anterior, y así hasta acabar con toda la leche. Veréis que al principio, el arroz absorbe muy rápido la leche, y a medida que le añadimos más, irá quedando más espeso y tardará más en absorberla. Es aquí cuando debéis decidir la textura que queréis que tenga vuestro arroz, teniendo en cuenta que, cuando enfría espesa un poco más. Si os gusta líquido deberéis añadirle más leche de la cantidad que os pusimos arriba. Si os gusta espeso, con esa cantidad de leche basta.

~En cuanto dejemos de añadir leche, y a la misma temperatura que lo teníamos, añadiremos el azúcar de golpe y no dejaremos de remover. A continuación, añadiremos la mantequilla y removemos unos 10 minutos más antes de apartar finalmente del fuego y dejar reposar.

~Dejaremos templar antes de llevar a la nevera, donde espesará y reposará antes de hacer la tarta.





~Para la masa el procedimiento es bien sencillo, pues ya compramos el hojaldre hecho. Ponemos papel vegetal o de hornear en nuestra bandeja de horno y colocamos la lámina redonda de hojaldre y con la rectangular, hacemos un churrito gordo que servirá de borde de la tarta. Presionamos ligeramente, pintamos con huevo y pinchamos bien el fondo de la tarta, para que no se infle demasiado.

 ~Con el horno precalentado al menos 10 minutos, a 220º sin ventilador, metemos nuestro hojaldre y dejamos hornear unos 10-12 minutos o hasta que se dore.

~Sacamos y dejamos enfriar por completo sobre rejilla antes de colocar el arroz encima.

~Cuando haya enfriado y coloquemos el arroz encima, espolvoreamos con muuuucho azúcar moreno y quemamos con soplete.  Otra opción, si no os gusta el requemado, es que lo espolvoréeis con canela, que también está buenísimo =)

~Para conservar la tarta, ahora que empieza a hacer fresquito, os recomendamos que la dejéis en un lugar fresco, tapada, pero no en la nevera, ya que el hojaldre se pondría blandurrio.


Al final, el arroz con leche que mejor sale, es el de mi receta, ¡¡gruff!!. 




Al final, el niño-grande acabó encantado y Cuky con la barriga llena, de tarta y de argamasa.

¡¡Feliz martes dulceros!!
¡¡Abrazo de osete arrocero!!




martes, 11 de octubre de 2016

Estrenamos temporada en "Merienda con Cuky" - Alicia "Las Recetas de Alicia"

¡¡Hola dulceros!!
¿Cómo estáis este martes pre-festivo?.
Nosotros muy contentos. No sólo porque mañana sea fiesta (que también), sino porque además, estrenamos 2ª temporada de "Merienda con Cuky" y estamos muy, pero que muy ilusionados.

Esta temporada tenemos nuevas blogueras que forman parte de nuestra familia "blogueril", a las que admiramos y queremos un montón y que compartirán con nosotros momentos y recetas maravillosas. Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros de cada merienda.
Nuestra primera invitada de esta temporada vino con los deberes bien hechos y la lección aprendida, y es que, por lo visto el chef (muy hábil él, que no da puntada sin hilo), le había mandado a una de sus pupilas a darle el encargo a Alicia. 
No me digáis, no sabía ni que tenía pupilas pero, por lo visto, Cuky y "Posturitas",(que así es como se llamaba la perrita que le dio la noticia de la merienda a Alicia), se habían conocido en Nueva York, en uno de los muchos viajes que hizo el chef (por placer, claro está, él no viaja por negocios, que los negocios vengan a él).
Posturitas soñaba desde cachorrita con ser modelo y estaba intentando hacerse un hueco en el mundo de la moda cuando conoció al chef que, lejos de enseñarle a desfilar, le hizo una buena tortilla de patatas y le enseñó algunos de los secretos de la cocina española.
Posturitas se quedó tan encantada que quiso devolverle el favor y, aprovechando a que estaba en España por uno de sus desfiles perruniles, se pasó por casa de Alicia para mandarle la invitación a nuestra merienda.


Alicia y sus recetas

Alicia llegó súper puntual y bien cargadita. Y nosotros ya estábamos esperándole, como es habitual, con el té calentito y unas cuantas preguntas recién horneadas para esta nueva temporada. Nos traía unos ricos flanes que, no solo hicieron las delicias del chef, sino también las del niño-grande que es "fans" total de los flanes, (además de la crema pastelera, el arroz con leche, los frixuelos,...).
Como os podéis imaginar, los flanes desaparecieron más rápido que Claudia "Chifer" al lado de David Coperfield.


Flanes de queso 
(sin horno)
Receta de Alicia - "Las recetas de Alicia"





Ingredientes (para 4 flanes pequeños-medianos):

~250 grs. de queso de untar (tipo philadelfia) (una tarrina)*
~300 ml. de nata para montar (Central Lechera Asturiana)**
~150 ml. de leche evaporada
~100 grs. de azúcar blanco
~1 sobre y medio de preparado para cuajada***
~Caramelo líquido****



Notas:

*Aquí añadimos un poquito más de queso que en la receta original de Ali, (porque somos unos ratones y nos puede el queso...).

**Añadimos un poco más de nata montada, unos 100 ml. que quitamos a su vez de la leche evaporada para que las cantidades totales no varíen mucho.

***Alicia lo preparó con gelatina pero, nosotros teníamos preparado para cuajada y ya que había que calentar la preparación, nos venía genial porque es súper sencillo y da muy buen resultado. Si no tenéis cuajada, podéis utilizar gelatina en polvo o gelatina en láminas, que también es muy sencillito y se cuaja en la nevera también. En todo caso, si utilizáis el de cuajada, para esas cantidades, es un sobre y medio.

****Si no tenéis caramelo líquido, podéis prepararlo en el momento, en un cazo o sartén, con un puñado de azúcar, dejáis a fuego medio hasta que se ponga marrón (sin revolver) y echáis rápido en los moldes antes de que se endurezca.




Preparación:

~¡Uy!, ¡que no hace falta horno!, pues ale, que no hay que precalentar ni nada. ¡Rapidísimo va a ir!:
Ponemos en un cazo a fuego medio el queso y vamos revolviendo hasta que se disuelva bien.

~A continuación, añadimos poco a poco la nata montada, sin dejar de revolver para que no se formen grumitos.

~Añadimos poco a poco el azúcar, de la misma manera, sin dejar de revolver, para que además, no se nos pegue al fondo del cazo.

~Por otro lado, en una taza disolvemos el sobre y medio de preparado para cuajada en la leche evaporada, revolviendo bien y evitando grumos.

~Subimos el fuego de nuestro cazo a medio-fuerte y dejamos que hierva, cuando lo haga, incorporamos la leche evaporada con la cuajada y revolvemos bien, sobre todo por el fondo para evitar que se nos pegue y apartamos del fuego, removiendo un poco más.

~Volvemos a poner en el fuego y dejamos que hierva de nuevo, entonces apartamos y volcamos en nuestros moldecitos (previamente embadurnados bien de caramelo líquido). Es muy importante que no dejéis que pase mucho tiempo desde que quitáis la preparación del fuego y la vertéis en los moldes, ya que, se cuaja muy rápido y se quedará un poco "feo".

~Dejamos templar a temperatura ambiente antes de llevar a la nevera al menos, un par de horas. ¡¡Y listos para zampar!!.


Y aquí os dejamos con la entrevista que le hizo Cuky a Ali:

1. ¡Hola Ali, gruff!. Nos encanta tenerte aquí con nosotros en la primera merienda de la temporada, ¡gruf, gruf!. Cuéntanos un poquito de ti, para calentar fogones.
"Me considero una persona normal que cree que todo, en el más amplio sentido de la palabra, es mejorable. Procuro ser positiva y no dejarme arrastrar por malos rollos, por eso intento rodearme de buena gente, otra cosa es que lo logre. Me gusta poner una chispita de humor en mi vida para que todo me resulte más fácil."


2. ¿Y qué te llevó a crear ese maravilloso blog?. ¿Qué es lo que más te gusta de él?.
"Abrir un blog no podía estar más lejos de mis pensamientos. Casi sin darme cuenta llegó por insistencia de mi hija. Me he alegrado, pues ahora gracias a esto, puedo tener recogidas gran parte mis recetas, en las que incluyo algunas que aprendí de mi madre. Por desgracia no he podido hacerme con todas las recetas de mi abuela, que tuvo la “ocurrencia” de recopilarlas en dos libros, salados y postres. De ella conservo algunas gracias a uno de mis  hermanos, las otras se han perdido y aunque llevo años pidiendo que me las dejen prestadas, quienes sí las tienen, nadie me las ha dejado hasta el momento. 
Lo mejor de tener un blog es esa comunicación tan especial que se crea con los compañeros a los que he llegado a apreciar sinceramente."


3. ¿Cuándo comenzó tu pasión por los fogones?, ¡guau!.
"No recuerdo con exactitud, pero sí fue muy pronto."


4. ¡No pasa nada!, ¡tengo una pregunta mejor!, ¡grufff!. ¿Cuál es tu plato estrella?, ¿y el que más te guste zamparte?.
"Eso hay que preguntarlo a quienes prueban mis comidas. Suelen decir que les encantan mis platos de cuchara, salsas, ensaladilla con gambas, croquetas... Todos coinciden en que les doy mucho sabor."


5. ¡Y tiene toda la pinta de ser así a juzgar por las fotos de tu blog, con las que nos relamemos los bigotes!. Ahora, cuéntanos en confidencia, un desastre culinario que hayas tenido.
"Hice churros sin churrera y acabaron estampados en el techo,  con fuegos artificiales incluidos, jajaja, aún recuerdo a mi hijo y a su chica escondidos detrás de un pilar de la cocina. Moraleja: “si no encuentras la churrera no los hagas”."


6. Eso suena a muy de mi cocina. Creo que un día deberíamos cocinar juntos, ¡guauu!...aunque no me gustan los fuegos artificiales...A todo esto, ¿hay algún miedo oculto a preparar algún plato?, confiésanos, ¡¡gruf!!.
"Miedo no me dan, sí respeto, y esos son los platos de alta cocina y repostería. Todos los retos me interesan."


7. Y ahora, la pregunta del millón: ¿eres más de dulce o de salado?.
"Si tengo que elegir prefiero salado, pero a un buen dulce no digo que no."


8. Bueno, no podíamos estar de acuerdo en todo...
¿Qué ingrediente y qué utensilio no pueden faltar en tu cocina?.
"Me acomodo a lo que hay, sin casi ingredientes y medios puedo sacar un plato bastante lucido."


9. ¿Qué es lo que más te gusta de tu blog?, ¿y de Cuky's Cookies?, ¡¡aagruff, gruff!!.
"Me gusta de mi blog que pueda llegar a los confines del mundo y que allí haya alguien a quien le pueda servir lo que yo sé. De mis recetas decir que son sencillas, asequibles y que trato de explicarlas bien para que nadie se me pierda en el camino.
De vuestro blog me gusta mucho la profesionalidad con que lo lleváis, la originalidad de los temas elegidos, las fotos, lo entrañable…"


10.Muchas gracias Ali, es un placer tenerte con nosotros, y ahora, para acabar e irme a por otro flan, cuéntanos, ¿qué música te gusta escuchar?, ¿cuál es tu canción favorita?.
"Para cada momento me gusta una música diferente. Me gustan en general los cantautores españoles e italianos. A veces me gusta oír ópera, fados, tangos… Con algunos nombres propios: Elton John, Phil Collins, Bunbury, Café Quijano, Dover (“Devil came to me”, cuando supe la traducción casi me desmayo del susto, jajaja…)."



 Si os decimos la verdad, en gustos, coincidimos con Ali en que nos gusta Dover...De hecho, el de esa canción es uno de nuestros discos favoritos...Lo que nos hemos reído cuando ha dicho lo de la traducción... jaja.

Como podéis ver, unos flanes sencillitos, rápidos y muy ricos. Y una compañía aún mejor.
Con meriendas así, nos pondremos como quesos de bola no llegando a Navidades todavía...
Esperamos que estos flanes y la fiestecita que nunca viene mal os hagan llevar un poco mejor la semana.

Sed felices y comed flanes de queso

¡¡Abrazo de osete redondete!!