miércoles, 24 de julio de 2013

Cerrado por vacaciones

 Pues eso, en vista de que este verano no podremos andar mucho por el blog, (ni cocinando cosas dulces, muy a nuestro pesar), cerrareos el blog por vacaciones, esperando volver muy pronto con más recetas para disfrutar todos ^^
Entre tanto, disfrutad del verano y pasadlo muy bien, (y disfrutad también del sol con moderación).
 
 
Un abrazo muy dulce y veraniego para todos =)
 
Honey Kiss.
 
Peace, Love & Music
 
 

viernes, 12 de julio de 2013

Amor por los layer cakes II parte..."El retorno" (Layer cake tutorial)

¡¡¡¡Por fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiinn!!!!
Antes de nada, queremos pedir perdón por este pequeño tiempo de retraso, pero es que el verano es muy malo para las ganas de trabajar...
Pero aún así, nuestras ganas de dulce son muchas y podemos decir que... ¡Por fin hemos hecho la tarta que ansiábamos tanto hacer...! Y es que, desde que probásemos el zucchini layer cake y comprobásemos que no sabía para nada a verdura (que era lo que más temíamos), las ganas de hacer nuestro siguiente layer cake con "ingrediente secreto" eran muchas, además de compartir con vosotros un paso a paso de la receta. Sobre todo porque habíamos "fichado" hacía tiempo ya el famoso "carrot cake" que todo el mundo ha probado y que a todo el mundo fascina... Teníamos curiosidad y mucha por esta tarta.
 
Todos o casi todos los blogueros habían probado una tarta, un bizcocho, unos cupcakes,... de zanahoria, pero faltaba el pequeño chef peludo que, cogiendo harina, huevos, azúcar, y demás ingredientes que ahora os describiremos en detalle, de la tarta, se puso manos a la obra para crear su propio carrot layer cake.
Barajamos varias ideas antes de decidirnos, pero las ganas de hacer un layer cake eran tan grandes que creo que no dudamos un momento a la hora de decidirnos por la forma que adoptaría nuestro particular y personal postre de zanahoria.
 
Nuestra idea era adaptar la receta del zucchini layer cake de Bea, que ya presentamos hace un par de semanas. Y el resultado fue una maravilla. Nos sorprendió de tal manera que superó con creces todas nuestras expectativas, pasando a ser uno de nuestros postres favoritos, (el mejor para mí con diferencia, os lo aseguro). La zanahoria y la piña le dan una textura, ternura y un sabor particularmente increíbles. Creo que no puede expresarse con palabras con toda la exactitud que nos gustaría (Cuky me está mandando poner un montón de calificativos que no me da tiempo a escribir, pero que os resumiré en un Guauuuuuuu!!!). Como su descripción en palabras es tarea ardua, pasamos a compartir con vosotros la receta del layer cake que nos conquistó definitivamente con un tutorial del paso a paso del layer cake que ya os habíamos prometido.

 
 
Carrot & chocolate White chips Layer Cake:
(Tutorial)
 
 
Ingredientes para los bizcochos:
 
-325 grs. De harina
-4 huevos L
-250 grs. de zanahoria rallada
-175 grs. De aceite de oliva
-2 rodajas de piña (unos 100 grs.)
-250 grs. azúcar moreno
-1 cucharadita de levadura química
-1 cucharadita de bicarbonato sódico
-1 pizca de sal
-1/2 cucharadita de canela molida
-1/2 cucharadita de jengibre molido
-1/2 cucharadita de nuez moscada molida
-200 grs. De chispas de chocolate blanco


Para la crema de relleno y cobertura:

-400 ml. De nata para montar
-300 grs. De queso Filadelfia
-150 grs. De azúcar glass
-Avellanas picadas para decorar
-Chocolate blanco para decorar


 
 
Preparación de los bizcochos:
 
Precalentamos el horno a 170º y preparamos nuestros moldes. Como siempre os decimos, nosotros lo hacemos en uno, así que vamos haciendo los bizcochos de uno y uno y, entre tanto, guardamos la mezcla bien tapada con film.
Engrasamos el molde con mantequilla y harina o con spray de horno y cubrimos con papel vegetal o papel de horno que volveremos a engrasar.
 
Batimos los huevos con el azúcar y el aceite.
 
Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato y las especias y añadimos poco a poco a la mezcla de ingredientes húmedos anterior.
 
Picamos la zanahoria y la piña con el robot de cocina y añadimos a la mezcla con una espátula o lengua.
 
Por último, añadimos las chispas de chocolate. Cuando esté todo bien integrado, dividimos en 3 partes iguales para conseguir 3 bizcochos iguales y uniformes.
 
Vertemos la mezcla del primer bizcocho en el molde y horneamos durante 25 minutos. Transcurrido este tiempo, sacamos y dejamos enfriar sobre rejilla unos 15 minutos sin desmoldar. Cuando pasen los 15 minutos, desmoldaremos y dejaremos enfriar otros 15 minutos sobre la rejilla, entre tanto, iremos horneando otro bizcocho.
Cuando el bizcocho esté completamente frío (con los 15 minutos en el molde y los 15 minutos solo en rejilla suele bastar), envolveremos con cuidado con papel film. Es importante que no apretéis demasiado para no deformar el bizcocho.
 
 
Cuando estén listos y envueltos en film los 3 bizcochos, los guardaremos en la nevera un día entero, (nosotros los hacemos por la mañana y los dejamos hasta la mañana siguiente y quedan perfectos), así la miga se asentará mejor. Por eso es importante que queden bien envueltos, para que el bizcocho no quede seco ni coja olores en la nevera, además la miga quedará más compacta y nos será más fácil a la hora de montar y cubrir.
 
 
Preparación del relleno y la cobertura:
 
Montamos la nata (que deberá estar bien fría), y cuando vaya cogiendo un poco de cuerpo, añadimos el azúcar glass tamizado, poco a poco y volvemos a montar hasta que se formen picos firmes. Lo notaréis en seguida por el sonido de las varillas de la batidora, es como si les costase más moverse deprisa. Debéis de prestar especial atención a la velocidad con la que montáis la nata y a no pasaros montándola pues puede cortarse y hacerse mantequilla. Por ello, batirla a velocidad media.
 
Cuando consigamos la consistencia deseada, añadimos el queso y batimos de nuevo hasta que quede todo bien integrado.
Reservamos una pequeña parte de la crema, un poco para teñir de naranja y otro para teñir de verde, para hacer nuestras zanahorias de decoración al final.
 
Esto solemos hacerlo el mismo día del montaje, es decir, al día siguiente de haber metido los bizcochos en la nevera, justo antes de sacarlos.
 
Sacamos nuestros bizcochos, los desenvolvemos y si vemos que tienen partes irregulares se las cortamos, dejándolos lo más lisos posibles. De todas formas, si veis que hay alguno que por cualquier razón quedó menos uniforme, podéis dejarlo de base y poner los otros encima.
Ponemos un poco de la crema en el plato donde presentaremos nuestro layer cake y colocamos el primer bizcocho.
 
Cubrimos el primer bizcocho con la crema. Debéis aseguraros de echar la misma cantidad de crema en cada piso para que queden iguales y el corte se vea bonito. Extendemos dejando que se caiga por el borde y ponemos el siguiente bizcocho, repitiendo el proceso.
 
 
Ponemos el último bizcocho (solemos dejar el que nos quedó mejor para ponerlo en este momento), y echamos de nuevo la crema. Ahora, debemos ir tapando todos los huecos. Esta capa es la "cubre-migas", que sellará las migas para que las siguientes capas nos queden perfectas e impolutas. Para ello, debéis aseguraros de no llevaros ninguna miga en la crema. Lo recomendable es tener otro cuenco para ir dejando la crema que os sobra que tenga ya migas, para no juntarla con la que tenemos "limpia". Cuando acabéis de cubrir el bizcocho con esta primera capa, os deberá quedar parecido a las dos primeras fotos siguientes. Llevamos a la nevera 1 hora u hora y media, (si tenemos tiempo, solemos dejarlo hora y media para que asiente mejor y poder dar mejor la siguiente capa).
 
 
Pasada la primera hora, sacamos y volvemos a dar otra capa, esta vez tendrá que quedar más lisa. En nuestro caso, como íbamos a cubrirlo después con las avellanas troceadas, no nos molestamos en que quedase lisa, pero si queréis conseguir un bizcocho blanco y liso, tendréis que armaros de paciencia, coger vuestra espátula e ir "planchando" poco a poco la crema sobre el layer cake. Os ayudará mojar la espátula en agua tibia, secarla y pasarla de nuevo para conseguir un acabado más liso.
 
Lo guardamos otra vez en la nevera mientras troceamos las avellanas. Si queréis darle otra capa, dejarlo una hora-hora y media más y darle otra capa siguiendo el mismo procedimiento.
 
Troceamos las avellanas en el robot de cocina, (si no tenéis, podéis utilizar el mortero, cuesta un poquitín más, pero conseguiréis el mismo resultado). Cogemos un puñado de las avellanas troceadas y, con la mano vamos colocándolas sobre los laterales del layer cake, cubriéndolo bien.
 
Por último, rallamos el chocolate blanco, (esto es opcional), por encima, y hacemos nuestras zanahorias con la crema que reservamos al principio. Para no gastar una manga grande, hicimos una manga pequeñita con papel vegetal, (4º foto).
 
 
No queremos extendernos más, que el tutorial ya lo dice todo =).
Un abrazo enorme!
 
Con este post participamos en el Carrusel de Blogs Nº6 de Gaby =)
 
 
Honey Kiss.
 
Peace, Love & Music