jueves, 15 de noviembre de 2012

Y es que a veces los amores vienen así...de repente

Sí...
Dyego tiene que perdonarme pero....
Me he vuelto a enamorar.


...De una receta.


Pero... Tengo disculpa.
No he sido la única en casa que se ha enamorado.
Y es que este postre, ha conseguido encandilar a toda la familia. Incluído al más exigente: el chef Cuky.


Y este enamoramiento se lo debemos a la receta de White Cupcakes de "Joy Of Baking" que adaptó Bea de"El Rincón de Bea" con su diestra mano para sus vainilla mega-cupcakes... ¡Qué obra de arte de receta!. Nunca probamos nada tan esponjoso y rico.


Un día, estábamos el chef y yo revisando recetas, buscando y descartando... Queríamos hacer unos cupcakes de vainilla que fuesen distintos, esponjosos y muy, muy ricos. Encontramos la receta de Bea que tenía muy buena pinta, no sólo por los ingredientes y la foto de su cupcake, que se veía muy esponjoso, sino por su elaboración. Y es que, todo en la cocina hay que hacerlo con amor.
La cobertura de los cupcakes decidimos hacerla sin mucha floritura. Queríamos algo sencillo. Algo distinto de la buttercream de vainilla tradicional, tan vista ya... Pero tenía que ser algo que pegase. Y de nuevo, vimos en la receta de Bea (coincidencias del destino), que había decorado sus preciosos y apetecibles mega-cupcakes con nata montada... Una muy buena idea, sin duda. Y el resultado, mucho mejor, os lo aseguro.


La receta la seguimos prácticamente al pie de la letra, salvo por un par de ingredientes que cambiamos por pura pereza... (no teníamos cremor tártaro y maizena pero, el resultado es muy bueno de todas formas).



Ingredientes para los bizcochitos de los cupcakes:

  • 125 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 200 gr. azúcar blanquilla
  • 2 huevos XL
  • 175 gr. harina todo uso
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/4 cucharadita sal
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 120 ml. leche entera


  • El proceso fue exactamente igual que el que nos describe Bea en su página. Cuando adaptamos nuestras recetas, las elaboraciones pueden variar pero, en este caso, queríamos seguir la receta al pie de la letra porque sabríamos que merecería la pena. Y así fue. Lo único que varía, en nuestro caso, es que no utilizamos Kitchen Aid, sino batidora de varillas convencional. Si no disponéis de esta maravilla, (que pedimos y seguiremos pidiendo para Reyes hasta que se cumplan nuestros deseos...), podéis usar la batidora de varillas como nosotros que también da muy buen resultado.


    Elaboración:

    Precalentamos el horno a 170º-180º y preparamos nuestra bandeja de cupcakes con sus cápsulas.
    Tamizamos la harina, (si vais a echar maizena, serían 150 de harina y 25 de maizena y este sería el momento de incorporarla), y añadimos la levadura y la sal.

    Por otro lado, separamos las yemas de las claras y batimos estas últimas hasta que suban un poco (es aquí cuando añadís el cremor tártaro, si lo deseais, nosotros no lo hemos hecho). Continuamos batiendo hasta obtener picos suaves (es fácil saber si las claras se han montado bien, al darles la vuelta se quedan "pegadas" y no vuelcan...pero, si preferís no arriesgaros y esta es una de vuestras primeras veces montando claras, fijaros en los picos, si metéis una cuchara en las claras y al levantarla forma un pico más o menos firme, están montadas. La consistencia es parecida a la de la nata montada casera). Añadimos 50 gr. de azúcar y batimos hasta que los picos de nuestras claras montadas se mantengan más firmemente.

    Batimos a velocidad media la mantequilla y el azúcar (si utilizáis batidora de varillas, partir la mantequilla en trocitos, que esté a temperatura ambiente pero... ¡No la derritais!. Unos 5 minutos.) Si optais por la Kitchen Aid  (¡qué suerte!) la velocidad es media, unos 3 minutos.

    Añadimos las yemas que habíamos separado de nuestras claras previamente, ligeramente batidas, una a una, a velocidad baja. Le sumamos el extracto de vainilla y, sin dejar de batir, añadimos 1/3 de la harina. Seguidamente, añadiremos la leche en dos veces alternando con la harina.

    Por último, añadimos unas dos cucharadas de nuestras claras montadas a la mezcla anterior, incorporándola con movimientos envolventes para que no se nos bajen. Iremos incorporando las mismas poco a poco para que nos resulte más fácil, con mucho cuidado siempre de no batir demasiado para evitar que las claras se bajen.

    Con nuestra masa ya preparada y el horno esperando por nuestros cupcakes... Llenamos nuestras capsulitas 2/3 de su capacidad y dejamos en el horno unos 20 minutos o hasta que el palillo salga limpio. Es importante estar atentos.
    Cuando los saquemos del horno, los dejamos enfriar en el mismo molde 5 minutos, sobre rejilla. Transcurrido este tiempo, los sacamos del molde y los dejamos enfriar por completo en la rejilla. Prestad especial cuidado a esto puesto que, marca una gran diferencia entre unos papeles bien adheridos a los cupcakes o unos que se despegan o se transparentan demasiado.



    La cobertura es sencilla. Tan sólo necesitais:

    Ingredientes para la cobertura de los cupcakes:

    -300 ml. de nata para montar (yo he usado la de Central Lechera)
    -80 de azúcar normal
    -50 grs. de azúcar vainillado
    -1 cucharadita de extracto de vainilla
    -1 sobre de estabilizante para nata


    (Es importante que utilicéis un estabilizante para nata porque si no se os baja al poco rato, quedando toda chafada y amarillenta).
    Montamos la nata con los azúcares, el extracto y el sobre de estabilizante hasta que consiga una buena consistencia. Para ello, es necesario que la nata esté bien fría.
    Por último, decoramos nuestros cupcakes. Si lo hacéis con manga, procurad hacerlo rápido y sin aplicarle mucho calor con las manos.



    El resultado es...magnífico... Si decidís, como nosotros, prescindir algún día del buttercream de vainilla para los cupcakes, aquí tenéis el sustituto ideal... La nata montada, que gusta a grandes y a pequeños. Espero que os guste la receta y que visitéis "El rincón de Bea", donde Bea le pone todo el cariño y todo el amor del mundo a sus postres.

    ¡Hasta la próxima dulceros!

    Honey Kiss.

    Peace, Love & Music.
    Kim