martes, 7 de marzo de 2017

"Dulces comerciales de la infancia II" - Phoskitos

¡¡Hola dulceros!!
Ya estamos aquí, otro martes más, y venimos con muuuchas ganas de enseñaros otro nuevo postre de nuestra sección "Dulces comerciales de la infancia"....Que sí, que sabemos que es un nombre de sección un poco largo pero, aquí el chef se empeñó en este título y a ver quién le quita la idea de la cabeza...Cuando se pone cabezón, se pone cabezón. (Aquí lo tengo a mi vera dándome codazos).

Hoy os traemos unos ricos phoskitos, uno de nuestros postres comerciales favoritos, y es que,¿a quién no le gusta un phoskito?, (no digáis que no, por dios, que el chef se nos enfada jaja). Y es que el chef siente predilección por este postre porque se jartó a comerlo años atrás, en su época de actor-perruno cuando emigró a Nueva York donde estuvo una larga temporada antes de ver que no era lo suyo y ver que de corredor de bolsa se ganaba más (no sabe ni nada...).


Durante una temporada pues, le pasaba lo típico que le pasa a los artistas. 
Que si me planteo mi existencia, que si me enfado con el mundo por conseguir papeluchos, que si vivo en un apartamento minúsculo donde se oye hasta el aleteo de una mosca en el piso de al lado, que si yo quiero ser como Brad Pitt perruno,...Lo típico.
Pero el chef también pasó hambruna, y llenaba su barriguita peluda con phoskitos.

¿Que por qué con phoskitos?, os preguntaréis.
Pues fue porque uno de los primeros papeles del chef fue el de un anuncio de phoskitos. Como al final no se emitió, no se hizo ni famoso ni nada, y tampoco le pagaron en efectivo,sino en especias. En phoskitos para más inri. 
Total, que dinero no tenía pero, phoskitos como "pa' una boda". 
Aunque poco le duraron porque, por todos es sabido que el chef, aquí donde lo tengo tomándose su té a mi lado, (después de haberse zampado medio bizcocho esta tarde), es un golosón, y el pack inmenso de phoskitos de pago le duró lo que un suspiro.
Fue el momento en el que supo que, después de meses sin que su agente le llamase para ningún papel, lo mejor era dedicarse a ser corredor de bolsa, como le habían recomendado.

O sea que, la carrera de actor le duró al chef lo que los phoskitos: Nada. Sin embargo, de corredor de bolsa le fue bastante mejor.


Ingredientes para 12 phoskitos (masa):

~4 huevos L
~100 grs. de azúcar blanco
~85 grs. de harina de trigo
~40 ml. de aceite de oliva suave
~1 cucharadita de extracto de vainilla
~1 cucharadita de levadura química (tipo royal)
~1 cucharadita de leche entera
~Una pizca de sal


Ingredientes para el relleno:

~350 ml. de nata para montar (con al menos 35,1% materia grasa)
~Azúcar (al gusto)
~1 cucharada de leche condensada


Ingredientes para la cobertura:

~300 grs. de chocolate con leche para postres
~50 grs. de mantequilla


Preparación de la masa:

~Precalentamos el horno a 160º sin ventilador, con calor arriba y abajo, o 150º con ventilador y ponemos papel vegetal o de horno sobre nuestra bandeja de horno.

~Separamos las claras de las yemas y montamos las claras con la pizca de sal hasta que queden bien esponjosas y reservamos.

~Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar unos 4 minutos, hasta que queden esponjosas y dupliquen su volumen. Sin dejar de batir, añadimos la vainilla.

~A continuación, seguimos batiendo a velocidad media y añadimos el aceite en hilo, y seguidamente la leche. Seguimos batiendo un par de minutos más a velocidad fuerte.

~A parte, tamizamos la harina con la levadura y la añadimos a nuestra mezcla anterior en dos veces, removiendo con unas varillas manuales lo justo para que se integre y la mezcla quede homogénea.

~Por último, añadimos las claras que teníamos montadas, también en dos veces y con movimientos envolventes para que no se nos bajen.  Cuando nuestra masa sea ´homogénea, vertemos sobre la bandeja de horno y esparcimos bien para que quede todo lisito y homogéneo.

~Horneamos a la misma temperatura unos 9-12 minutos, o hasta que veamos que comienza a dorarse (no puede durarse mucho porque luego nos costará enrrollarlo).
 Sacamos e inmediatamente, volcamos sobre un paño o trapo y quitamos el papel vegetal con mucho cuidado de que no se rompa. Enrrollamos sobre sí mismo por la parte que quitamos el papel y con mucho cuidado. Dejamos enfriar así enrrollado por completo antes de rellenar.     


Preparación del relleno:

~Montamos la nata y, cuando comience a coger cuerpo, vamos añadiendo poco a poco el azúcar sin dejar de batir. Seguimos batiendo hasta que la nata se monte por completo y rellenamos nuestro "rollito" cuando haya enfriado por completo. Para ello, tendremos que desenrrollarlo antes con mucho cuidado, rellenarlo y volverlo a enrrollar de la misma manera.

~Envolvemos con papel film y llevamos a la nevera al menos un par de horas, aunque es mejor dejarlo de un día para otro. 

Preparación de la cobertura y decoración:

~Derretimos la mantequilla a fuego lento y, a fuego suave, añadimos el chocolate troceado, removiendo hasta que se disuelva e integre bien. Apartamos del fuego.

~Sacamos nuestro rollito de la nevera y, sin quitarle el papel film, cortamos en rodajitas gordas con un cuchillo bien afilado y mucho cuidado, haciendo phoskitos gorditos.

~Quitamos el papel film de cada phoskito y ponemos todos los phoskitos sobre una rejilla para echarles el chocolate por encima. Podéis darle una o dos capas. Nosotros, como somos unos golosones, les dimos dos capas ;)

~Dejamos enfriar sobre la rejilla para que caiga el exceso de chocolate y evitar manipularlos para no dejar huellas. Es conveniente dejarlos enfriar al menos 1 hora antes de manipularlos y de un día para otro ¡están guau-geniales!.

 
Valoración del chef: Estos phoskitos están mejor incluso que los que me comí en Nueva York, ¡¡gruff!!. Voy a por otro...

Valoración final del chef: Muuuuchos guaus, ¿cuántos podemos dar?, ¡pues el máximo!, ¡¡gruff!!.


La verdad es que estos phoskitos son guau-recomendables. Nunca vi al chef comerse tantos seguidos..Y mira que le veo engullir. También tengo que decir que hacía tiempo que no se comía ninguno...Y ya sabéis, todo lo casero sabe mejor....Fue un cúmulo de cosas que le hizo rememorar sus tiempos de congestión de phoskitos en Nueva York... Recuerdos perrunos.
Esperemos que los probéis y nos contéis qué tal, y de paso, podéis contarnos cuál es vuestro dulce favorito de la infancia o decirnos si os apetece que versionemos alguno ^^ (ya tengo al chef libreta en mano con varias ideas...Si es que...no acaba de saborear un postre y ya está cocinando otro...).

¡¡Feliz semana dulceros!!
¡¡Abrazo de osete relleno de nata!!

Honey Kiss.