domingo, 25 de octubre de 2015

Y eso del árbol..¿Es un gato?, no, ¡Es Cuky!

Hoy venimos con reto.
Y con unas mallas perrunas y molonas menos.

Todo comenzó esta semana.
A media tarde del lunes, al chef le vino la inspiración y decidió que ese día iríamos a asaltar con sus mallas de galaxia puestas, (que me molan para mí, pero no me caben).
La verdad es que, entre lo apretadas que las llevaba, y que no tenía el jersey y el pasamontañas negros limpios, y se había decidido poner uno de camuflaje y una media, pues parecía una salamandra.
Pero eso no era lo más gordo de todo.
Había más.



Esta vez llevaba, además de la bolsa del dólar de rigor que utiliza para sus múltiples asaltos, (en los que lleva muchas veces, más de lo que puede), llevaba una cuerda, unos nunchacos, estrellas ninja y polvos de magnesio. Y, llamadme rara, pero yo supuse que iba a escalar y a...¿Combatir contra Kung-Fu-Panda?...Ni idea.
Yo, como buena madre y buena pinche, le dejé seguir con sus planes y metí los planos de la cocina de Glo en la mochila y salí en silencio mientras el peludín seguía murmurando.

Cuando llegamos a nuestro destino, nuestro segundo asalto de la temporada, perdí de vista al chef.
 Teníamos poco tiempo porque Glo estaba al llegar, así que me encaminé hacia la cocina para coger todo lo necesario rápido y sin dejar huellas, aprovechando que no estaba el chef para llevárselo todo por delante, como de costumbre... Pobre ilusa de mí.
Según acababa de coger el último ingrediente, el chef apareció de entre las sombras, como las tortugas Ninja, y me agarró el saco donde llevaba los bártulos para tirarse con él por la ventana...
¡¡¡¡Horror!!!!...Pensé que se acababa de volver majara del todo.
Pero cuando me asomé, vi que había dejado enganchada la cuerda para bajar por la fachada...
Un peludo listo. 
Sin embargo, yo soy más de bajar en ascensor.



Cuando llegué a bajo, el chef no había recorrido ni un metro.
Por lo visto se acababa de dar cuenta de que le tenía miedo a las alturas.
Pero eso no fue lo peor de todo.
Lo peor de todo fue ver que, debajo del piso de Glo y en la ventana asomado, había un gato con muy mala leche y con pocas ganas de tratar con perros.
Al ver a Cuky de esa guisa, el gato, (que no debe de tener mucho entretenimiento a lo largo del día), decidió que sería divertido cortarle la cuerda al chef.
Ahí vino la debacle. 
Conseguir, consiguió cortarla.
Pero yo no conseguí coger al chef.
Por suerte, se quedó enganchado en la rama de un árbol y, aunque tuvieron que venir los bomberos, logramos irnos con el botín...(Lo raro es que Glo no se enterase de todo el pifostio...).
Bizcocho de limón
(Asaltablogs):


(Receta chorizada de Glo, "Cocinar con amigos")
Ingredientes: 

~100 ml. de aceite de oliva suave*
~150 grs. de azúcar blanco
~2 huevos L
~6 cucharadas de leche**
~1 cucharadita de vainilla en pasta***
~Zumo de 2 limones medianos
~Ralladura de esos 2 limones
~1 sobre de levadura química (tipo royal)
~180 grs. de harina
Notas:

*Nota: Glo utiliza mantequilla: 125 grs. Nosotros decidimos ponerle aceite, (la cantidad que veis es equivalente), porque nos gusta más la textura que le da al bizcocho y porque nos parece más saludable.

**Nota: Glo pone 4 cucharadas.

***Nota: Si no tenéis vainilla en pasta, podéis utilizar extracto de vainilla, (echando 2 cucharaditas en este caso), o como Glo ha hecho, azúcar vainillado.




Preparación:

~1. Precalentamos el horno a 180º arriba y abajo y engrasamos bien nuestro molde con mantequilla y harina o con un spray especial*.

~2. Separamos las yemas de las claras y montamos estas últimas con la pizca de sal. Cuando empiecen a coger cuerpo, les agregaremos 4 cucharadas del azúcar que tenemos. Seguimos montando hasta que se formen picos fuertes y reservamos en la nevera.

~3. Batimos las yemas con el resto del azúcar, al menos un par de minutos, hasta que formen una mezcla esponjosa y se aclaren. 

~4. Añadimos a la mezcla de yemas el aceite, sin dejar de batir a velocidad media.

~5. Tamizamos a parte la harina con la levadura y la añadimos a la mezcla húmeda anterior en 3 veces, alternando 2 veces entre medias la leche. En este paso, batiremos de forma manual y no demasiado, para evitar que entre mucho aire en la mezcla.

        

~6. A continuación, añadimos la ralladura del limón y el zumo y revolvemos para que se mezcle bien.

~7. Seguido, añadiremos la vainilla**.

~8. Por último, añadimos las claras que teníamos reservadas, con movimientos envolventes para que no se bajen.

~9. Cuando la mezcla esté bien homogénea, vertemos en nuestro molde engrasado y llevamos al horno, a la misma temperatura, unos 35-40 minutos.

~10. Pasado este tiempo (cómo máximo 40 minutos), apagamos el horno y entreabrimos la puerta. Dejamos así un par de minutos antes de sacar el bizcocho.
Lo sacamos y lo dejamos sobre la rejilla en el molde 10 minutos, en el caso de los moldes de bundt, y que enfríe casi por completo para otros moldes.

~11. Una vez desmoldado, dejamos enfriar por completo sobre la rejilla antes de añadirle cualquier decoración.

Notas:

Nota*: Siempre es importante que engraséis bien el molde, pero en el caso de los bundts, que tienen formas y recobecos muy complicados, más. Para ello, os recomendamos un spray especial.

Nota**: Si decidís utilizar azúcar vainillado, este paso lo saltaréis, habiendo añadido el azúcar junto con el blanco en el primer paso de las yemas.





Valoración del chef: ...Guau....Todavía me resiento de la caída....Pero con este bizcocho se pasan todas las penas...Guau...

Valoración final: 8 guaus-guaus.


Las mallas del chef quedaron para tirar...
Una lástima.
Creo que ya se está buscando otras por Ebay.

Con un poco de suerte, igual encuentro unas para mí...Pero tendré que dejar de comer bizcocho...así que, os doy toooodo lo que queda para vosotros antes de que se lo zampe Cuky...Que viene por aquí con un té en la mano...


Feliz domingo y paciencia con el lunes ;)
¡¡¡¡Besote de osete en mallas!!!!

Honey Kiss.