martes, 5 de mayo de 2015

...Y después del bizcocho-nube...

De los creadores de "El bizcocho-nube"....
...Llega...
¡¡¡¡El bizcochete-gordete!!!!

Más abajo, veréis en las fotos que de gordete, gordete, tiene poco.
Pero como las ideas de Cuky son así, y vienen sin avisar y sin orden ni concierto alguno, este bizcocho fue bautizado como el "bizcochete-gordete", y en seguida entenderéis por qué.

Los que habéis preparado ya el angel food y lo halláis devorado sin a penas respirar, sabréis que, además de no notarte precisamente ligero como una nube, os sobrarán yemas.
¿Y qué hacemos luego con las yemas?, ¿las tiramos?. ¡¡¡¡¡Norrrrrrr!!!!!.
Las aprovechamos.
Aquí en Cuky's kitchen se aprovecha todo. Y cuando digo todo, es todo.
(Cuky quiere hacer hincapié en TODO).

Habréis tenido dos opciones: 
-1. Probar ese bote de claras que se vende ahora, ideal para ponerte morado a hacer angel-foods.
-2. Utilizar huevos enteros, (si son caseros, mejor oye), y guardar las yemas para este bizcocho-gordete que os traemos hoy.

En nuestro caso, bote de claras teníamos, porque el niño-grande se desayuna todas las mañanas una tortilla de claras tipo Rocky Balboa, con la única diferencia de que luego no echa a correr y sube las escaleras como un "espuni" en plan triunfal. Sin embargo, como somos unos glotones y no tenemos remedio, quisimos utilizar los huevetes enteros a sabiendas de que luego tendríamos excusa para hacer otro bizcocho. Y así el niño-grande no podría reñirnos por querer matarle con subidones de azúcar. 
La verdad es que disimulados somos un rato, sobre todo el chef, que quiso endiñarle el bizcochete-gordete para quedarse con el bizcocho-nube, del que siguen los dos enamorados...(Estoy meditando seriamente si esconder el molde o hacer las maletas).


Y ahora viene el por qué del nombre del susodicho bizcocho. 
Y es bien sencillo, al final, lo entenderéis y diréis que el chef es un genio (esto está obligándome a ponerlo, lo juro. Siempre lo tengo aquí pegado mientras escribo, con gafas de abuelo y una taza de té en la patita).
El otro bizcocho, además de ser aireado y esponjoso, era un poco "light" porque no llevaba grasas. Sinnnnn emmmbaaaargo, este bizcocho es el opuesto, el anti-héroe, el yang del ying,...

Ya lo vais pillando.

Este, llevaba toda la grasa que no llevaba el otro, es el bizcocho "malo", el que nos sube el colesterol y el que nos saca un michelín de golpe al acabar de comerlo. 
Aún con todo, nosotros le queremos, está muuuuuy bueno y es nuestro querido "bizcochete-gordete"

Algo así como ese tío del pueblo al que nunca ves. Ese mismo que tiene la naricilla y las mejillas coloradas, panza desde que le conoces, gafas de culo botella y anda y se explica de una manera muy peculiar, pero con el que toda la familia se ríe y al que todos quieren.
Él es este bizcocho. Porque aunque no esté de gimnasio, y sea perfecto, como el otro, es de la familia, tiene ese sabor a bizcocho tradicional que no te dan otros bizcochos y es como si lo preparase la abuela Blasa, o en su defecto, Cuky disfrazado de abuela Blasa.
Bizcocho de yemas:
(Nuestro bizcocho-gordete)

(Receta del chef y la pinche):

Ingredientes para el bizcocho:

~7 yemas de huevo L
~200 grs. de azúcar moreno
~130 ml. de leche entera
~200 grs. de harina
~1 sobre de levadura química (tipo royal)
 ~Una pizca de sal


Preparación del bizcocho:

~Precalentamos el horno a 180º y engrasamos nuestro molde.*

~Por un lado, batimos las yemas con el azúcar, al menos un par de minutos, hasta que blanqueen y dupliquen su tamaño.

~Por otro, tamizamos la harina, la levadura y la sal.

~Añadimos en 3 partes la mezcla de harina, alternando con dos partes de leche. (Empezamos y acabamos añadiendo la harina, sin batir demasiado, simplemente para que se mezcle todo bien).

~Vertemos en nuestro molde y horneamos 30 minutos, a la misma temperatura. Apagamos y dejamos 5 minutos con la puerta cerrada. Abrimos un poco, dejamos 1 minuto y sacamos a una rejilla, donde lo dejaremos enfriar 10 minutos antes de desmoldar. Es importante que vigiléis que no halla corrientes de aire ni saquéis el bizcocho de golpe del horno.

~Desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre la rejilla. Mientras, vamos preparando el glaseado.


*Nota: Nuestro molde es uno grande y rectangular, de unos 20 cm de largo. Si queréis hacerlo en uno redondo, debe ser pequeño, de unos 18 cm si queréis que os quede grande y gordote.
Ingredientes para el glaseado de yema:

~4 yemas de huevo L
~150 grs. de azúcar blanco
~Un poco de agua y unas gotas de zumo de limón



Preparación del glaseado de yema:

~Ponemos a calentar el agua y el azúcar blanco en un cazo, a temperatura media. Hasta que el azúcar se disuelva y quede bien integrado.

~Bajamos al mínimo y añadimos las gotas de limón (o extracto) y las yemas ligeramente batidas. Revolvemos bien y apartamos del fuego.

~Dejamos enfriar y metemos en la nevera para que coja un poco más de cuerpo, antes de echarlo sobre el bizcocho.
Valoración del chef: Un bizcocho-gordete muuuuy rico. Ahora estoy metiendo el segundo en el horno, ¡¡gruff!!. Además, guau, es un bizcocho fácil y rápido de hacer. Yo a penas manché la cocina, guauguau.

Valoración final: 8 guaus.
Para los que preguntéis, sí, el niño-grande y Cuky todavía no acabaron en el hospital por empacho pero van a acabar por las peleas a cuchillo que tienen cada vez que se hornea un bizcocho-nube.

Como os cuenta el chef en su valoración, es un bizcocho fácil y rápido de hacer. Y como os decíamos más arriba, tiene el sabor familiar del típico bizcocho. ¡¡Como el de las abuelas!!.
Tan de abuela, tan de abuela, que Cuky está vestido de blasa haciendo el siguiente, (para meterse más en el papel. Le gustan más los disfraces que a Mortadelo...).

Esperamos que hagáis este bizcochete-gordete para acompañar al bizcocho-nube, que se van a hacer muy amigos, os lo decimos nosotros =D

Hasta el próximo post, ¡sed felices y comed perdices!.
¡Besote de osete regordete!

Peace, Love & Music.