martes, 3 de marzo de 2015

El Jarama y...El Sombrerero loco reaparece

¿Habéis visto alguna vez esos anuncios de oreo?. Sí, esos anuncios, americanos principalmente, (no sé si habrá alguno español), en el que hacen competiciones comiéndose las oreos. Las destapan, se comen la nata a lengüetazos como si fuesen un camaleón pillando una mosca, y luego mojan las tapitas en leche o se las comen sin más.
O no se las comen. 
Ya, eso no se vio nunca en ningún anuncio, pero Cuky lo hace.
 Cuky sólo se come la nata de las oreos.

El otro día, mientras yo estudiaba, y el chef se tomaba un café mientras ojeaba sus recetas pendientes, le vino el antojo de oreos. Así que, se trajo un palé entero de ellas. 
Confiando en que guardase las tapitas de las galletas para algo útil, seguí a mis números y le dejé disfrutar de la nata que tanto le gustaba.
Pero, a eso de las dos horas, empecé a escuchar ruidos en la cocina. Claro, ya me puse en lo peor, ¿cómo no me voy a poner en lo peor?, si es que de los ruidos y Cuky en la cocina, no sale nunca nada bueno. Bueno sí, generalmente un postre, pero también muuucho que limpiar. 
Dejé los libros por un rato y me fui a  fisgar qué estaba haciendo el peludo.
Curiosamente, según me fui acercando, los ruidos cesaron. Se olía que ya me dirigía a la cocina y también se olía la bronca que le iba a caer por toda la cacharrada que me tendría preparada. Pero aún así, fui ilusionada a ver qué rico postre había preparado. 
Cuando llegué no fue una cacharrada lo que encontré, para mi sorpresa.
No sé qué habría sido mejor. O peor. Ya no sé nada. Por una vez hubiese estado bien encontrarlo todo limpito. Unos cupcakes relucientes esperándome en un stand, al lado de un té calentito, con Cuky sentadito quieto, sin armar ninguna, y sin pegotes de buttercream que limpiar del techo.
Pero eso es una utopía, y claro, no podría ocurrir. Los genios son desordenados, esto era así cuando Newton y sigue siendo así cuando Cuky.

Lo que encontré fue...fue...Un montón de "tapitas" de oreo. Machacadas.
Más que machacadas, hechas polvo.
Polvo. Mucho polvo.
Toda la cocina estaba recubierta con una gruesa capa de polvo de oreo. Y aquello parecía el Jarama.
Y no hubiese encontrado comparación mejor.
-.......¿Quéee....?.-(El peludito, que estaba metido en una olla express, derrapando encima de la mesa, frenó en seco y se quitó la cazuela que tenía en la cabeza por casco, soltó la rosca de pan de leña que tenía por volante y me miró. Ya sabía lo que había hecho. No hacía falta más).
-Antes de que te enfades. Lo recogeré todo, lo prometo. Pero..¿a que mola mi circuito?.
-¿Mola?, ¿MOLA?. Hay polvo de oreo hasta en los visillos. -(Pues sí que era un circuito, sí...).-¿No se te habría ocurrido hacer algo más productivo con las dichosas tapas?, un postre, ¿por ejemplo?.
-¡Ya sabes que no me gustan las tapas!, ¡¡gruff!!.
-¡Si nunca las has probado!, no puedes decir que no te gustan.-(Busqué en seguida una oreo que quedase entera después de la masacre, por suerte, todavía quedaban un par de paquetes sin empezar...Seguro que no los había visto).- Prueba.
-No voy a probar, me dan alergia. -(Arrugó el hocico y torció la cabeza).
-Venga, PRUEBA.
-Y si pruebo, ¿qué?.
-Si pruebas, no te haré recoger esto de rodillas.
-Creo que es lo más justo.-(Se metió la galletita en la boca y se arrimó al vaso de leche que tenía, no fuese a darle una arcada..).
-¿Y bien?.
-....

Lo que hizo a continuación fue ir a por la bolsa que quedaban de galletitas y zampársela entera. Cuando iba a coger la otra superviviente y devorarla sin respirar como había hecho con su predecesora, le frené en seco.
-¿Te gustan ehh?.
No pudo más que darme la razón. Todos estos años sin probarlas, y al final le gustaban las dichosas tapitas.
Nos fuimos a la habitación a preparar una receta de oreos. El resultado, os lo traemos hoy:

Oreo Cupcakes:

(Receta del Chef y la pinche):


Ingredientes (para unos 12 cupcakes):

~125 grs. de chocolate negro 
~100 grs. de mantequilla
~150 grs. de azúcar blanco
~2 huevos L
~50 ml. de leche
~1 cucharada sopera de cacao en polvo sin azúcar (tipo valor)
~1 cucharadita de extracto de vainilla
~150 grs. de harina
~1 cucharadita de levadura química (tipo royal)
~Algunas oreos en trocitos


Ingredientes para la buttercream y la decoración:

~250 grs. de mantequilla sin sal y a temperatura ambiente
~400 grs. de azúcar glass
~70 ml. de leche
~Tapitas de oreo hechas polvo (ojo, hechas polvo no significa que las pongáis a correr todo el día y luego las añadáis a los cupcakes, sólo triturarlas, que ya es bastante sufrimiento..)

Decoración:

~Más polvitos mágicos de oreos (sin la cremita)
~Mini oreos
Preparación:

~Ponemos el horno a precalentar a 170º y preparamos nuestras capsulitas.

~Ponemos a derretir el chocolate. Recordad que si lo hacéis en el microondas, deberá ser despacio, controlando los tiempos para que no se nos queme el chocolate. Dejamos templar cuando esté bien derretido.

~Por otro lado, batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que blanquee, al menos un par de minutos. Debe quedar una mezcla homogénea y cremosa.

~Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien entre cada uno. Cuando añadamos el último, batimos un par de minutos más a velocidad media e incorporamos el extracto de vainilla y la leche.

~Añadimos el chocolate ya templado y batimos de nuevo.

~A parte, tamizamos los ingredientes secos: harina, levadura y cacao, y añadimos la pizca de sal. Incorporamos estos ingredientes a la mezcla húmeda que teníamos, en dos partes, revolviendo, sin batir, simplemente para que se mezclen bien todos los ingredientes.

~Por último, añadimos los trocitos de oreo con movimientos envolventes.

~Vertemos nuestra masa en las capsulitas, sin sobrepasar 2/3 del volumen de las mismas y llevamos al horno, a la misma temperatura, unos 20-25 minutos. El tiempo dependerá del tipo de horno. A partir de 20 minutos, aseguraos con un palillo si están hechos.

~Transcurrido este tiempo, sacamos los cupcakes y dejamos reposar 5 minutos antes de sacar de la bandeja. Dejamos enfriar sobre una rejilla por completo y vamos preparando la buttercream.
Preparación de la buttercream:

~Batimos la mantequilla, (que deberá estar a temperatura ambiente. Sacadla una hora antes de la nevera, si tenéis calefacción en casa, con media hora antes, basta), junto con el azúcar glass, a velocidad media. Os costará un poco pero, veréis cómo al final, la mezcla se vuelve homogénea. Si lo hacéis con una batidora manual y os cuesta, podéis añadir aquí la leche y seguir batiendo.

~Añadimos el extracto de vainilla y las tapitas de oreo trituradas, (si os sobran de las que quedaban en los visillos, aprovechadlas como nosotros). Batimos un poco más y, ¡lista para decorar nuestros cupcakes!. 


Decoración:

~Reservamos un poco de los polvillos de oreo del desierto del Jarama para espolvorear por encima de nuestros cupcakes y, como "guinda del cupcake", unas mini oreos, súper-hiper-mega-monas para poner encima. ¡Y quedan súper "cucos"!
Valoración del chef: Si sois adictos a las oreos, (como ahora soy yo), os encantarán estos cupcakes. ¡Se comen sólos!, ¡¡guau!!.

Valoración final: 6 guaus de 8 (soy muy exigente con los cupcakes)
Cuando volvimos a la cocina a recoger todo aquello y hacer nuestros cupcakes, encontramos pisadas... Y esas pisadas eran inconfundibles. La ventana estaba abierta y nos faltaba...¡nuestro stand favorito!...El Sombrerero loco había reaparecido y había vuelto a hacer de las suyas. Aquello era un aviso, volvería, pero para entonces, estaríamos preparados.

Ya sabéis, sigue en busca y captura, si lo veis, lo capturáis, y nos lo entregáis vivo, os daremos una recompensa de cupcakes.

(Si es que...tiene cara de sádico el jodío...)


Y por ahora, nos despedimos, prometiendo traeros una sorpresa muy chula próximamente =)
Entre tanto, sed buenos y disfrutad muuucho, muucho de los dulces, pero con moderación.

Honey Kiss.

Peace, Love & Music.