jueves, 5 de febrero de 2015

Bundt de milka...¿y dónde está la vaca?

Estaba estudiando, con Cukito a mi lado, echado en su camita, como de costumbre, cuando se despertó de golpe, sobresaltado, pero con una extraña e inquietante sonrisa en los morretes perrunos...
Me temí lo peor. Ya estaba tramando una de las suyas y todavía no eran las 12 del mediodía, y era su segunda siesta, no quiero pensar qué tramaría para la séptima, a eso de media tarde.
Como ya me conozco sus estratagemas, me hice la loca y seguí a mis números y mis cálculos. Inocente de mí. Cuky ya se estaba estirando y viniendo en mi dirección. Primero, estiró las patitas de delante, despacio, sin prisa, luego las de detrás, por el mismo procedimiento, mientras avanzaba un paso más cada vez. No tardó en llegar a mi silla del escritorio. Como seguía haciéndome la nueva, vi por el rabillo del ojo que se había sentado a mi lado, esperando. Esperando a que le preguntase, claro. Pero, como la pregunta no llegaba y le picaba el culete por contarme lo que había soñado, (está claro), se levantó y posó las patitas en la silla, mientras me rascaba el brazo con una de ellas, como diciendo: "Mami, mami, que ya desperté. Estoy aquí"...Más rico.
Como me hace mucha gracia cuando hace eso, y me pone cara de peluchín, sabe que no me puedo resistir, así que dejé el lápiz y le acaricié la cabecina, preguntándole qué tal había dormido.
Pero no era eso lo que quería que le preguntara. Quería que le preguntara por su plan. Sabía que tenía un plan..., y él sabía que yo lo sabía..., y ahora vosotros lo sabréis....(y lo dejamos aquí ya).

-Mami, ¿dónde está la vaca?.-(Pues no..No tenía un plan. Tenía una pregunta y mi instinto se había equivocado...Tenía que tomar más café, estaba poco rápida).
-¿Qué vaca, peludín?.
-La vaca con manchitas lilas. -(La única vaca con manchitas lilas que conocía, era la de milka...Yo como siempre, pensando en chocolate).
-¿La vaca de milka?.
-¿Milka tiene vaca?.

Vaya que si tenía vaca. Y se la enseñé. Le sonaba pero no recordaba de dónde.
Sí, había soñado con la vaca de milka. Y de ahí vino luego la inspiración. Fue un sueño un tanto extraño, con vacas de colores, lluvias, arcoiris, todo muy de los 60 y sacado de una canción de Los Beatles. Cuky estaba un poco adormilado todavía mientras me relataba con pelos y señales todo el sueño, fue entonces cuando se me encendió la bombilla y le propuse hacer un bundt para "miriendar". Un bundt de milka, pero sin vaca.

Qué majas las vaquitas...El caso es que están en todas partes. En milka, la vaca que ríe, la vaca de los quesitos de kiri (kiri, kiri, kiriiiiiiii)... Ahora las vacas, por lo visto, también te dan la leche con bajo contenido en grasa (dicen los de la Central Lechera...),....Deben de ser vacas a dieta. Cómo está el mundo...¡Ni hierva pueden comer ya las probes vaquinas!.
Receta del chef y la pinche:

Ingredientes:

~175 grs. Chocolate milka
~100 grs. de mantequilla
~4 huevos L
~150 grs. de azúcar moreno
~70 ml. de leche
~1 cucharada de cacao en polvo (Nosotros usamos el de Valor)
~Medio sobre de levadura química (Royal)
~150 grs. de harina
~1 cucharadita de extracto de vainilla
~Una pizca de sal


Ingredientes para la cobertura:

~125 grs. de chocolate milka
~3 cucharadas de leche
Preparación del bundt:

~Precalentamos el horno a 180º y engrasamos nuestro molde.

~Separamos las yemas de las claras y montamos estas últimas a punto de nieve con la pizca de sal. Reservamos.

~Derretimos el chocolate con la mantequilla, con cuidado de que no se nos queme y dejamos templar.

~Batimos las yemas con el azúcar, al menos un par de minutos, hasta que dupliquen su tamaño y adquieran un tono más blanquecino.

~A continuación, les añadimos a las yemas el chocolate ya tibio y batimos de nuevo. Incorporamos el extracto de vainilla.

~Por otro lado, tamizamos la harina, la levadura y el cacao, dos veces.

~Incorporamos la mezcla de ingredientes secos anterior, alternando con la leche, empezando y terminando por la harina, es decir, 3 partes de harina y 2 de leche.

~Por último, añadimos las claras con movimientos envolventes.

~Vertemos en nuestro molde y horneamos unos 35-40 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga seco.
Sacamos y dejamos enfriar en el mismo molde sobre una rejilla, 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos dándole pequeños golpecitos sobre la encimera, haciendo un movimiento de "arriba y abajo", pero con cuidado. También lo moveremos ligeramente a derecha e izquierda. Veréis cómo en seguida se desprende del molde. Volcamos con mucho cuidado sobre la rejilla, donde lo dejaremos enfriar por completo.


~Preparación de la cobertura:

~Derretimos el chocolate junto con la leche, en el microondas o a baño maría, y dejamos que temple un poco antes de echar sobre el bundt, que estará sobre una rejilla, para que caiga el exceso.
¡¡Y ya está listo para miriendar!! =)
Valoración del chef: No encontré a la vaca por ninguna parte dentro de la tableta, ni el bizcocho tenía manchas lilas, es todo una estafa, pero el bundt estaba de relamerse los bigotillos, ¡guauuu!.

Valoración final: 5 guausss.
Pues no, la vaca encontrar, no la encontramos, pero mejor, a ver si nos iba a dejar sin bizcocho, y yo, después de la última vez con los muffins y demás experiencias gastronómicas, no me arriesgo, que me quedo con ganas.

Qué rico el chocolate de milka...¡ay!, y sus variedades, todas ellas... Un delito.
Si encontráis a la vaca de milka, y de paso, al Sombrerero loco,(que sigue en busca y captura), nos avisáis.

Ya se acerca el finde así que, disfrutadlo mucho, abrigaos, y si podéis, pasadlo calentitos con una mantita, un buen postre y una buena película. 
Consejo de Cuky: Cuidado con el granizo que cae como pelotas de golf.

¡¡Besote de osete polar!!

Honey Kiss.

Peace, Love & Music.