miércoles, 10 de diciembre de 2014

Tallando calabazas...

...Sí, de esto ya hace un mes. Un mes largo. Ya estamos casi en Navidad, sin el casi. Pero, antes de empezar a publicar recetas de Navidad, queríamos publicar esta receta de cupcakes de calabaza que nos ha encantado.
Pero aaaaantes, quiero contaros la historia de cómo tallamos calabazas este año.
No es que solamos hacerlo siempre, pero este año Cuky, (que cada vez se siente más yankee), quería tallar calabazas y salir a recoger chuches por Halloween. Lo primero parecía más fácil que lo segundo, porque Cuky no tenía disfraz...Así que, antes de salir a por las chuches, nos pusimos a tallar calabazas cuando me di cuenta, sola ante la primera calabaza, grande y oronda, de que no tenía el tallador de calabazas de rigor. Y claro, así no se podía. Pero también me di cuenta de que Cuky no estaba frente a su calabaza. Y fue cuando oí cacharrear de fondo, (siempre que oigo cacharrear, me echo a temblar), al poco, apareció el peludo por la puerta con una especie de...¿martillo?, ¿destornillador?, ¿una mezcla de ambas cosas?,...Un vete-tú-a-saber-qué, que me enseñó como un gran hallazgo. Como si fuese el oro de los nazis, o las ruinas de la Atlántida. Llegó, me lo enseñó como enseñaba Rafiki a Simba esperando una reacción que por mi parte no llegaba.

~ .....
-¿Y bien?...
~ Y bien...¿qué?.
-¿Qué me dices?.
~¿De qué contenedor sacaste eso?.
-....
~ .....
-¡¡¡¡¿CONTENEDOR?!!!! ¡Es mi nuevo talla-calabazas-6000!. -(Dijo con una sonrisa en la boca). Ya me daba penita decirle nada más, así que, probamos su súper talla-calabazas mientras nos tomábamos un té.

El resultado fue...fue...Una carnicería de calabazas. Todo empezó muy bien, el peludo ya llevaba hecho un ojo de su calabaza de "Lindo Pulgoso" cuando el talla-calabazas empezó a moverse cada vez más rápido y a echar humo. El peludete asustado, lo tiró al suelo y nos apartamos prudentemente, arrastrando con nosotros el mantel de la mesa donde estaban las calabazas...Total, que cayeron al suelo justo encima del talla-calabazas espídico que acabó destrozándolas enteras. Como parecía seguir ocioso, se nos ocurrió tirarle algo encima, a ver si paraba. A Cuky se le ocurrió tirar una pota, seguido de un par de tazas,y un par de collejas mías,(las tazas eran muy monas....Eran). Al final,decidimos dejar al talla-calabzas ahí, liberando energía hasta que se cansase y nos fuimos a quitarnos los restos de calabaza y a ver una peli. De vez en cuando, íbamos a echarle un ojo al artilugio, que parecía ir cansándose, hasta que, a eso de la hora de cenar, fuimos y ya estaba dando los últimos coletazos. Cuky le dio el toque de gracia y le hizo un entierro digno. Al fin y al cabo, era uno de sus inventos, le acaba cogiendo cariño, aunque tuviese horas de vida. 
Lo peor es....Que otra vez la cocina quedaba hecha una pocilga, sólo le faltaban los cerditos....Si al menos hubiese tenido cerditos...Habría estado bien...Con lo rositas y los monos que son. Me iría con los cerditos a jugar y Cuky se quedaría limpiándolo todo. En un mundo paralelo. Pero no en este. En este Cuky fingiría un ataque de lumbago y me tocaría limpiar a mí. Tal cual.





Cupcakes pre-navideños de calabaza:



(Receta del chef):


Ingredientes:(Para 18-20 cupcakes):

-250 grs. de puré de calabaza 
-70 ml. de buttermilk*
-125 ml. de aceite de oliva suave
-2 huevos (tamaño L)
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-220 grs. de harina
-225 grs. de azúcar moreno
-1 cucharadita y media de levadura química(royal)
-1 cucharadita de canela en polvo
-1/2 de nuez moscada en polvo
-Una pizca de sal



Preparación:

-Precalentamos el horno a 170º y preparamos nuestras capsulitas.

-Separamos las claras de las yemas y montamos las claras con la pizca de sal (menos de media cucharadita). Reservamos en la nevera.

-Batimos el azúcar con las yemas hasta que espumen y blanqueen, (doblarán casi su volumen, tardaremos un par de minutos con una batidora eléctrica).
-Añadimos el aceite y batimos de nuevo. A continuación, el extracto de vainilla, volviendo a batir de nuevo.

-Por otro lado, hacemos el buttermilk, ya que, no suele ser fácil encontrarlo ya hecho. Ponemos 70 ml. de leche entera o semi con una cucharada de jugo de limón y esperamos unos 10 minutos hasta que se corte.

-Preparamos también el puré de calabaza. Si lo hacemos casero, lo habremos tenido colando de un día para otro, para quitarle el exceso de agua. 
Añadimos el puré de calabaza y el buttermilk a la mezcla que ya tenemos, batiendo.

-Mezclamos a parte los ingredientes secos: la harina, las especias y la levadura, tamizándolos bien, y añadimos a la mezcla anterior, batiendo lo menos posible, lo suficiente tan sólo para que la mezcla quede homogénea.

-Por último, añadimos con movimientos envolventes y poco a poco, las claras que teníamos montadas y reservadas. Y llevamos al horno unos 20-25 minutos. (A partir de los 20 nosotros comprobamos pinchando con un palillo. En ese tiempo, los nuestros ya suelen estar hechos, pero esto depende del horno, así que es bueno ir viendo).


Nota: La cobertura es nata montada con azúcar.





Valoración del chef: Son unos cupcakes muy esponjosos y otoñales. Con un sabor y olorrr...mmmm....guau-característico que no os dejará indiferentes. Lo más difícil de todo, (si es que hay algo guau-difícil), es hacer el puré casero...Pero como ya teníamos las calabazas deshechas gracias a mi talla-calabazas 6000, fue cupcake comido, ¡gruff, gruff!.



Valoración final del chef: 7 guaus.

*(En la nueva escala de 1 a 8 guaus).






Al final, el talla-calabazas sirvió de algo. Cuky todavía se sigue lamentando, pero eso no le impide volver a maniobrar en la cocina con los cacharros. Ya tiene una nueva idea rondándole la mente...

Queríamos agradecerle a nuestra amiga Nieves, del blog "Saboreando delicias" el premio que nos había concedido antes de irnos de vacaciones. Sentimos haber tardado en publicarlo en el blog. Muchas gracias guapa =) Nos hace una ilusión tremeneda.
Esta vez no seguimos con la cadena porque estamos un poco liados, pero prometemos ponernos al día.

Pronto os traeremos recetas navideñas, que estamos deseosos de hacer, de probar y de enseñaros.
Entre tanto, disfrutad de estos días tan blancos, fríos y navideños como intentaremos hacer nosotros.

Sed felices y comed muuuucho turrón (el de nestlé de dulce de leche está de rebañarse los bigotes...Y el de crema catalana, y el de suchard de oreo, y.....)
¡¡¡¡Abrazo y besote de Papá Noel gordote y feliz (sin que la barba pinche)!!!!

Honey Christmas Kiss.

Peace, Love, Music...¡And Christmas is coming!