jueves, 6 de febrero de 2014

Último Christmas Around The World (VIII): Nueva Zelanda

¡¡Hemos vuelto!!. ¿Nos habéis echado de menos?, porque nosotros sí. No a nosotros mismos, a vosotros, y sobre todo, cocinar y compartir con vosotros nuestros pequeños experimentos dulces =)
En realidad, he intentado que no nos ausentáramos por mucho tiempo del blog, y espero que lo hayáis sentido así. Quizá el cuatrimestre que viene nos veáis un poco menos por aquí a medida que se acerquen los exámenes, (porque Cuky es un vago y, sin mí, no cocina, ni actualiza, ni nada...¬¬), pero hasta entonces, ¡vamos a ponernos las botas!.

Después de la leche "frita" al horno que preparamos para el Concurso de "Cocina Typical Spanish", venimos con el último Around The World... Y eso nos da mucha penita, porque significa que la Navidad ya se acabó definitivamente...Ya sé que se acabó hace rato pero, queríamos alargarla lo máximo posible, y hoy es el final Y_Y...Hasta el año que viene, claro. Siempre nos quedará el año que viene...y París.

Nos consuela pensar que San Valentín está a la vuelta de la esquina y, aunque muchos piensen que es una fiesta comercial, (en realidad, ¿qué fiesta no lo es?), nos gusta ese rollito romántico que se respira en el ambiente, y sobre todo, nos gusta pensar en qué prepararemos para ese día ^^


Pero hablemos de hoy. Y hoy viajamos a Nueva Zelanda. No podemos decir que el postre que traemos sea típico de la Navidad, pero sí es muy típico de allí.
Nuestro viaje navideño nos lleva a un lugar lejos y apartado de nuestro país, en el oceáno pacífico, (no sé por qué, pero a mí el océano pacífico, viéndolo en su espléndida inmensidad, me da congoja, ¿os pasa?. Me pasa también con mi Universo, imaginarlo tan grande y tan abisal, me abruma, pero me encanta, no puedo decir otra cosa...Igual es cosa mía y tengo algún cable mal enchufado en la cabeza). Debido a su situación geográfica, las Navidades se combinan con las vacaciones de verano, aún así, puede verse como en muchos países, las típicas decoraciones navideñas inundando los centros comerciales, calles y fachadas.
La Navidad llegó a Nueva Zelanda en el siglo XVIII con la llegada de los colonos ingleses y fue a partir de hace unos 20-30 años cuando la figura de Papá Noel y las costumbres occidentales, empezaron a cobrar importancia, relegando las tradiciones maoríes.
En la mesa se puede encontrar el típico pavo acompañado de verduras y diferentes salsas, además un postre típico navideño es, como en el Reino Unido, el pudding, preparado aquí con salsa de Brandy.


Los neozelandeses, llamados así mismos "kiwis", tienen una versión propia y particular del árbol de Navidad, ya que, por fechas navideñas, florece el "Pohutukawa",un árbol de origen maorí que marca la entrada del verano y que es el sustituto del típico abeto navideño. De brillantes flores rojas, este árbol cuenta con su propio festival: "El festival de Pohutukawa", celebrado en "Coromandel" y que va del 19 de noviembre al 5 de diciembre.

Fueron muchas las páginas que visitamos buscando recetas con las que poder versionar este postre, y al final, hemos creado la nuestra propia, dando con unos mini-bizcochitos tiernos que se mantienen esponjosos durante días, con una cubierta de chocolate que los hace aún más increíbles, sin ser empalagosos. El coco por encima es el toque especial que los caracteriza.
~~~~~~~~

Lamingtons:


Ingredientes para los bizcochitos:

~3 huevos L
~175 grs. De azúcar blanco
~190 grs. De harina
~120 grs. De mantequilla sin sal
~Medio sobre de levadura química
~Una pizca de sal
~1/2 taza de leche
~1 cucharadita de extracto de vainilla


Preparación:

~Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde cuadrado con papel vegetal en la base y lo rociamos con spray antiadherente o lo engrasamos bien con mantequilla y harina.

~Separamos las claras de las yemas y montamos las claras con una pizca de sal. Cuando empiecen a coger cuerpo, añadimos una cucharada del azúcar y seguimos batiendo hasta que se formen picos suaves. Reservamos.

~Por otro lado, batimos el azúcar con la mantequilla consiguiendo una masa homogénea, y a continuación añadimos las yemas una a una, batiendo entre cada adición.



~Tamizamos la harina y la levadura 3 veces y la añadimos a la mezcla anterior también en 3 veces, alternando con la leche y empezando y acabando con la harina.

~Añadimos las claras a la masa con movimientos envolventes para evitar que se nos bajen.

~Por último, vertemos nuestra mezcla en el molde y horneamos unos 20-25 minutos, o hasta que, al pinchar con un palillo, éste salga limpio. No dejéis que se dore, tiene que quedar tierno.

~Sacamos y dejamos enfriar en el molde antes de desmoldar con cuidado.


Ingredientes para la cobertura:

~250 grs. de chocolate de cobertura
~125 ml. de nata para montar
~50 ml. de leche
~Coco rallado para espolvorear


Preparación:

~Calentamos la nata y, antes de que empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado, removiendo hasta que se disuelva por completo. Añadimos la leche y dejamos templar un poco.

~Cuando el bizcocho se haya enfriado, desmoldamos y partimos rectángulos más o menos del mismo tamaño. Ayudándonos de un par de tenedores, mojamos en el chocolate por los dos lados y colocamos sobre una rejilla para que pierdan el exceso de chocolate. Por último y antes de que el chocolate se seque, espolvoreamos el coco rallado por encima.

~NOTA: Debéis dejar que enfríen bien para que el chocolate no esté pegajoso al tacto.

~~~~~~~~

Y ahora os dejamos para hacer cambios en el blog, devolver visitas y ponernos al día, y preparar el postre de San Valentín. ¿Qué será?, ¿qué seráaaaa?...
¡¡Un besote y abrazote de osote lleno de miel!!^^

Honey Kiss.

Peace, Love & Music.