lunes, 20 de enero de 2014

Christmas Around the World (VI): Alemania (Reto Tía Alia)

¡Wuooolas caracolas dulceras!. ¿Cómo estáis?, ¿os habéis hecho ya a la rutina después de las Navidades?...Muchos seguramente contestaréis: "Qué remedio...". Eso es lo que contesto yo también. Aunque Cukyto y yo queramos seguir recreándonos un poco más con estos "Christmas Around The World", lo cierto es que las Navidades ya se acabaron hace tiempo, la rutina ha vuelto a nuestras vidas y el invierno no es lo mismo sin esos adornos y esas luces iluminando la ciudad por la noche. Ahora ya no nos levantamos con tantas ganas por la mañana pensando: "¡¡¡Bien!!!, ¡¡¡es Navidad!!!"... No...Ya no. Pero a falta de pan, buenas son tortas, y el que no se consuela es porque no quiere... Y vamos a dejar ya los refranes para decir que podemos consolarnos con unos buenos dulces...¡Ay!, que tampoco, porque es el mes de ponerse a dieta... >_<... Qué asquete de todo. Qué fácil lo tiene Papá Noel. Para él siempre es Navidad, trabaja sólo una vez al año, en el Polo Norte siempre es invierno, y le dan igual las dietas porque él se ve estupendo así con su barbita, (que ahora se llevan mucho, no sé por qué T_T), y su barriguita ponchera, (que no cervecera, él es más del típico ponche de huevo. Claro,¿no?, es Papá Noel).
Pues, como la mayoría, nosotros también nos hemos puesto a dieta pero, como muchos sabréis ya de sobra, las dietas son aburridas, y nosotros pensamos que comer lo que nos gusta, es uno de esos pequeños placeres que te da la vida, uno de esos pequeños que hace la vida más feliz y más bonita, por eso, a nadie le amarga un dulce de vez en cuando, ¿no?, y menos unas galletinas como las que os traemos hoy.


Antes de nada, queremos pediros disculpas por tardar tanto en actualizar pero, es época de exámenes y yo estoy cardíaca/estresada/embotada/saturada/...Loquesiga. Y Cuky, que en invierno se vuelve un vago, no se levanta de la cama nada más que para comer y salir un poco. Sí, adora cocinar, pero la vagancia en invierno es cosa imposible, así que, si no le pincho yo, no hay manera, y como yo no tengo tiempo, tirado a la bartola que está todo el día. Por eso, estaremos un par de semanas actualizando un poco menos a menudo, espero que nos disculpéis. Pero, ¡volveremos a la carga con más postres y más energía!.

El postre de hoy son unas galletas alemanas-holandesas que nos trae el reto dulce de Tía Alia este mes de enero. Después de unas merecidas vacaciones, Alia nos sugiere un postre internacional y rico. Aprovechamos para enlazalar el reto con nuestro Around The World y os presentaros un pedacito de las Navidades germanas. 
Como tenemos una amiga alemana, podemos deciros que esta información es 100% fiable. Muchas veces no sabes lo que circula por internet. Hay información contradictoria y poco fiable, pero siempre da confianza que alguien de allí te cuente cosas de su cultura. Cosas que ahora vamos a compartir con vosotros. 


En contra de lo que habréis oído o habréis leído por internet, San Nicolás (Weihnachtsmann), se celebra el 6 de enero, y viene siendo como los Reyes Magos en España. Las familias, pero sobre todo los niños, dejan sus zapatos alrededor del árbol, (el primer árbol que se puso fue en Alemania), para que San Nicolás los llene de dulces. 
La calle se llena de mercadillos donde puedes comprar: artesanía, galletas y dulces, comida en general y vino caliente, también muy típico de la Navidad alemana.
Las familias se reúnen a comer y cenar como aquí, y los alimentos varían ligeramente, siendo muy típicas las salchichas y el cordero, ganso en algunas ocasiones. Para la sobremesa, no hay turrón, pero sí hay mazapanes y dulces típicos como el lebkuchen, (una galleta típica), y el christollen, (una especie de pan que sería como nuestro roscón de reyes). Además, los niños suelen hacer galletas, como las que hoy os traemos, muy típicas también de la época navideña.
Por lo demás, las costumbres son las mismas, sin embargo, no se atribuye tanto a un contexto religioso, si no más a uno tradicional.

Aunque su origen es holandés, (allí las llaman "pepernoten"), las "Pfeffernüße", son unas galletas especiadas, pequeñas y redondas, que suelen llevar también algún fruto seco picado, y están bañadas de azúcar glass. Su traducción literal es "nueces de pimienta", porque las nueces son también uno de sus ingredientes clave, además de la pimienta negra.
Para la receta de hoy, Alia les ponía chocolate, nosotros quisimos seguir su receta y ponerle un toque de la receta original, no añadiéndole especias, pero sí miel y nueces.


Pfeffernüße, (Galletas alemanas-holandesas)




Ingredientes:

-25 grs. de cacao (Nosotros usamos el de valor. La receta de Alia utiliza 170 grs. De chocolate negro)
-115 grs. De harina (Esta cantidad es la que pide la receta original, pero nosotros tuvimos que añadirle más luego porque no tenía la consistencia adecuada para hornear y se nos desharían en el horno. Añadimos sobre unos 80-100 grs. más, pero esto tenéis que ir viéndolo según vayais añadiendo. Debéis poder hacer unas bolitas de galleta sin que se os quede la masa pegada a la mano).
-75 grs. de miel (Aquí fue donde cambiamos los 170 grs. De manteca para poder incluír la miel, por ello, tuvimos que cambiar la cantidad de mantequilla).
-260 grs. De mantequilla sin sal
-240 grs. De azúcar moreno
-100 grs. de azúcar blanco (La receta original utiliza los 340 de azúcar blanco).
-2 cucharaditas de levadura química
-2 cucharaditas de extracto de vainilla
-125 grs. de nueces picadas
-1 pizca de sal
-Azúcar glass para decorar



Preparación:

-Precalentamos el horno a 180º y preparamos la bandeja cubierta con papel vegetal o papel de horno para poner encima las galletas y que no se nos peguen.

-Partimos la mantequilla, (que deberá estar a temperatura ambiente), en daditos y la batimos con los azúcares. Cuando esté bien integrado, añadimos la miel y volvemos a batir, tan sólo hasta que se integre.

-Por otro lado, picamos las nueces en el robot de cocina, si no tenéis, podéis hacerlo en el mortero, o envolviéndolas en un paño y machacándolas con un rodillo.

-Tamizamos la harina, la levadura, el cacao y la sal y añadimos las nueces picadas, mezclándolo bien. Añadimos esta mezcla a la de mantequilla y mezclamos con las manos, amasando bien para que los ingredientes queden integrados por completo. Es aquí cuando debéis ver si la masa necesita más harina. No debe quedaros en las manos, tan sólo debe estar algo pegañosa, pero manejable.

-Hacemos bolitas de la mitad del tamaño de una pelota de golf y las ponemos sobre la bandeja cubierta con papel vegetal. Las horneamos unos 12-15 minutos. Recordar que, al principio, cuando se sacan, aún están blandas, pero endurecen al aire. Cuando las saquemos, las dejamos enfriar sobre la bandeja tal cual están unos 10 minutos o hasta que se puedan manipular sin que se rompan. Es entonces cuando las pasamos a la rejilla para que enfríen por completo.

Cuando estén frías, cogemos una bolsa y la espolvoreamos con azúcar glass, metemos unas cuantas galletas, (no todas, id haciéndolo en tandas), y las sacudimos dentro de la bolsa para que se impregnen del azúcar, pero con cuidado de que no se rompan. Las volvemos a dejar sobre la rejilla y, si queréis, las sacudís ligeramente para quitar el exceso de azúcar. Y ¡¡listas para comer!!.


~~~~~~~~
Esperamos que probéis esta nueva receta internacional porque, de verdad que merece la pena. Y sobre todo, que nos contéis vuestra experiencia =)
Las galletas tienen un sabor a chocolate especial, con el toque de la miel y las nueces y esa textura crocante...Ummmm. Os podéis imaginar a Cuky, amante de las galletas, cual monstruo de las galletas, comiéndose la masa como si no hubiese mañana, que le tuve que decir: "Túuuu, para de comer "tragaldabas" que no nos da la masa para las galletaaaas.. "" Qué panorama...Y_Y
Estamos muy contentos de poder participar en el reto una vez más, ya estamos deseosos de ver la siguiente receta que nos tiene prepara Alia ;)
¡Un abrazo y millones de besotes de osote grandote y peludote!.


Honey Kiss.
Peace, Love & Music.