martes, 7 de enero de 2014

Christmas Around the World (V): Japón...(Primera tarta de cumple)

¡¡Ya estamos aquí!! De vuelta y en el 2014. Nos gusta ese número """"2014""""... Como ya sabéis, soy muy maniática con los números, (y si no lo sabéis, lo descubrís ahora), y el 2, el 1, y el 4, son de mis números favoritos. Especialmente si el 1 y el 4 van juntos en un "14", como en este caso.
Pero, vamos a otro número más importante, el 1, pues el 1 de Enero es el primer día del año y....¡¡¡¡¡Mi cumple!!!!!. Sí, nací un 1 de enero, aunque en realidad empecé a dar guerra ya el 31, (se ve que desde bebé ya me gustaban las Navidades y las fiestas y quería salir a celebrarlas). Por eso, esta tarta que hoy traemos, además de ser un "Around The World", es mi primera tarta de celebración de cumple. Digo la primera, porque esta es la que me hizo Cukyto, (qué rico es mi peludín), y habrá otra que haré yo para compartir con la familia, los amigos, con vosotros y conmigo misma.



¿Qué tal habéis pasado la noche más mágica del año?. Esperamos que la hayáis disfrutado tanto como nosotros, que nos faltaron horas de noche para seguir. Tenemos la teoría de que un duende nos las robó porque, cuando quisimos darnos cuenta, ya era la hora de comerse los churros... Pero bueno, cuando uno lo pasa bien, ya sabéis que las horas se van volando.

Hay alguna anécdota que os quiero contar sobre mi cumpleaños, pero en especial, sobre mi nacimiento, pero eso lo dejaremos para el post de la siguiente tarta, ya que, ahora queremos traeros, como de costumbre, un pedacito de postre acompañado de un trocito de tradición navideña del país que visitamos.
Además, queremos deciros que teníamos esta receta pendiente e íbamos a descartarla ante la imposibilidad de encontrar fresas en estas fechas pero, un día paseando con Cuky, las vimos en una pequeña tiendecita y pensamos...tiene que ser una señal del Universo, ¡¡con las ganas que teníamos de hacer esta tarta!!. Pero, ya os anticipamos que es algo difícil encontrarlas por estas fechas, así que, no os desesperéis si no las encontráis, y dejar la receta pendiente para la temporada, merece la pena ;)



Japón... Un país enigmático y curioso, ¿no?. Pero sobre todo, por su cultura, sus tradiciones...y bueno, claro está, los japoneses, que son "especiales" a más no poder.
Y un postre muy especial es el que os traemos hoy, el "Shortcake" o tarta de Navidad japonesa, o como ellos la llaman "kurisumasu keeki". 
La "kurisumasu keeki", se elaboró por primera vez en la confitería "Fujiya", y su creador Rinemon Fujii la creó pensando en los postres occidentales, más concretamente, pensando en los postres navideños que había visto en los EE.UU durante su estancia de 6 meses. Pero, originalmente, el pastel que Fujii elaboró, no se parecía al que conocen los japoneses hoy en día. El primer pastel era un simple bizcocho cubierto con azúcar y decorado con bolitas plateadas, sólo al alcance de la gente pudiente de la época. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial, y la postguerra, trajo consigo la hambruna y la escasez de muchos ingredientes, (que veían controlada su distribución por el estado), utilizados para la elaboración de estos pasteles, con lo que su producción se paralizó. Entre tanto, en el orfanato de St. Joseph, a los niños le daban tartas elaboradas con ingredientes americanos para celebrar la Navidad, lo que contribuyó a extender la idea de que los americanos celebraban la Navidad siempre con tarta. Más tarde, en los años 50, con la llegada de los soldados americanos, y el levantamiento del control de distribución de alimentos, Fujii aprovechó el tirón que estaba teniendo la creencia extendida entre la población sobre la celebración de la Navidad con la tarta, al modo americano, y comenzó a elaborar de nuevo su tarta con un toque diferente, más vistosa, más bonita y mucho más rica. 

Como veis, es una tarta con clara influencia americana, con una presentación muy navideña y un sabor tierno y dulce, con el toque particular de los pedacitos de fresa.
Además de la tradición de la tarta, los japoneses celebran por completo la Navidad, sólo que de manera diferente a como lo hacemos en occidente.



Al no ser un país mayoritariamente cristiano, la Navidad no fue introducida en el mismo hasta bien entrado el siglo XVI. Sin embargo, esta primera "incursión" no acabó muy bien, y sería en el siglo XIX cuando la Navidad tuvo realmente continuidad y empezó a cobrar especial importancia entre los nipones.

Como son muy suyos, fusionaron la figura del gordito y para ellos extraño, Papá Noel con una de sus deidades, tranformándolo en el "Hoteiosho". Su origen no está muy claro, ya que, algunos creen que era el Dios de la fortuna y, otros piensan que era un monje budista. Este Papá Noel particular, también lleva un saco cargado de regalos y tiene como particularidad unos ojos en la nuca para comprobar si los niños se portan bien o mal en estas fechas. Pero, como Papá Noel lo puede todo, en la actualidad la tradición del gordito de la barriguita gana al original y nacional "Hoteiosho".

Como dijimos, La Navidad es distinta a la occidental. Esta está enfocada a las parejas, más que a los niños, siendo una época muy romántica para los japoneses.
 El 24 de Diciembre, las parejas se comen esta tarta de Navidad que os traemos, y el día 25 todos vuelven a su rutina, ya que, no es festivo.
Los árboles de Navidad no suelen verse en las casas, pero sí en los centros comerciales, utilizando para decorarlos algunas figuras de origami. El día 26, toda esta decoración desaparece y el siguiente evento importante es el fin de año, donde las parejas se reúnen de nuevo celebrando una gran fiesta con amigos para despedir el año.

...Creo que no nos gustarían mucho las Navidades japonesas, parecen un poco...¿rápidas?. A nosotros nos gusta vivirlas intensamente, disfrutar de cada momento, cada persona, cada reunión y cada detalle.
Y ahora, vamos a disfrutar de uno de esos pequeños detalles de la vida y de la Navidad =)

~~~~~~~~

"Shortcake"-"Kurisumasu keeki"(Tarta de Navidad japonesa):



Ingredientes para el bizcocho:

-6 huevos enteros L
-2 claras
-250 grs. de azúcar blanco
-200 grs. de harina
-150 grs. de mantequilla
-8 cucharadas de leche entera
-2 cucharaditas de extracto de vainilla
-1 pizca de sal

Preparación:

(Podéis hacer un bizcocho con esta cantidad de ingredientes y luego dividirlo en dos partes, o podéis hacer dos bizcochos dividiendo la mitad de estos ingredientes).

-Precalentamos el horno a 170º y preparamos un molde de unos 18 cm con papel vegetal en la base y bien engrasado.

-Separamos las claras de las yemas y las montamos a punto de nieve con una pizca de sal, hasta que formen picos firmes y reservamos.

-Derretimos la mantequilla en el microondas y la dejamos templar.

-En un bol a parte, batimos las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee, (unos 3 minutos).

-Añadimos la mantequilla ya fría, batiendo de nuevo, y a continuación, el extracto.

-A parte, tamizamos la harina y la añadimos a la mezcla anterior en tres partes, alternando con la leche y, empezando y terminando siempre con la harina.

-Por último, añadimos las claras montadas a punto de nieve con movimientos envolventes para evitar que pierdan aire y se bajen. Para que os resulte más fácil, podéis añadir la mezcla de claras en dos veces.

-Volcamos sobre el molde ya preparado y lo llevamos al horno unos 25-30 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga seco. Debéis evitar que se dore en exceso porque tiene que quedar suave y no muy oscuro. Si escogéis hacer dos bizcochos, deberéis dejar cada uno unos 15-18 minutos horneando.

-Sacamos y dejamos enfriar en el mismo molde sobre una rejilla, habiendo despegado los bordes con un cuchillo para que, al enfriar, no se rompa. Una vez esté frío, desmoldamos y cortamos, dividiéndolo en dos,( si hemos hecho un solo bizcocho).


Ingredientes para la crema y la decoración:

-500 ml. de nata para montar, (con al menos el 35,1% de materia grasa. Nosotros utilizamos la de "La Central Lechera Asturiana")
-300 grs. de queso mascarpone
-200 grs. de azúcar glass (aunque esto puede ir al gusto)
-8/10 fresas de tamaño medio-grande

Preparación:

-Comenzamos montando la nata, (que deberá sacarse en ese momento de la nevera para que esté muy fría), a velocidad baja. Cuando empiece a parecerse a una especie de crema líquida y haya espesado un poco, añadimos poco a poco el azúcar tamizando, sin parar de batir. 

-Cuando hayamos incorporado todo el azúcar, seguimos batiendo hasta que se formen picos más o menos firmes, es entonces cuando añadimos el mascarpone en dos veces, batiendo de nuevo entre cada adición y hasta que la crema coja una buena consistencia.

-A continuación, echamos un poco de crema sobre el primer bizcocho, el bizcocho base, y añadimos las fresitas enteras o en pedacitos sobre la crema, hundiéndolas bien. Añadiremos más crema hasta cubrirlas y pondremos sobre esta capa el siguiente bizcocho.

-Cubrimos la tarta con la crema y dejamos en la nevera al menos una hora. (Deberéis tapar la crema que os quede con papel film para evitar que coja olores de la nevera).

-Sacamos la tarta y volvemos a darle otra capa de crema, algo más espesa y que nos cubra las imperfecciones, intentando dejarla lisa como si fuese un layer cake. Por último, decoramos con más fresitas y un poco de mermelada de fresa si tenéis o queréis, o con lo que veáis bien. También pueden ponérsele unos pistachos o un poco de azúcar glass a modo de nieve, y si tenéis tiempo y ganas (no como aquí el amigo cheff, que estaba vago después de las fiestas), hacéis un muñequito de Papá Noel simpático con fondant para acompañar =) (y nos enseñáis la foto, porfi, porfiiiii).


Es una tarta que merece la pena probar. Tierna, jugosa y rica. Con el sabor de la vainilla y de la nata, y el toque de las fresas... Estos japoneses y americanos, ¡cómo saben!.
~~~~~~~~

Como nos hemos retrasado un poco con esta entrada debido a las fiestas, esperamos que, además de una genial Nochevieja y un mejor año nuevo, hayáis pasado un fantástico y mágico día de Reyes con la familia, y que hayáis sido muuuuy buenos y nos contéis qué os han traído los "majos" de Oriente.
Las Navidades se acaban, pero nosotros queremos alargarlas un poco más hasta el final de enero con nuestros próximos destino. ¿Cuál será nuestra siguiente parada? =)

Honey Xmas Kiss

Peace, Love & Music