jueves, 30 de mayo de 2013

Amor por los layer cakes

 O lo que es lo mismo: "Layer cake de mmmmmmmmmmmmmmmmm.... infinito!"
Poco o nada mejor dicho, pensábamos antes de ponernos manos a la obra con este layer cake que íbamos a saborear de tal manera que nos sabría hasta a poco.
 
 
Porque sí. Yo soy muy amiga de los vegetales y las frutas pero, no en los dulces, tengo que reconocerlo. Y Cuky... Cuky... Cuky no es amigo en absoluto, ni de una ni de otra manera. Podríamos decir que mantiene cierta indiferencia hacia todo alimento que sea "sano"... Lo mira de reojo y tuerce el hocico en un intento de "No me intentes dar ese trozo de calabacín que me parece hasta mal...". Hasta aparta los trocitos de pienso que son de zanahoria y verduras... Con eso, os lo digo todo.
Pero, lo de este layer cake... fue harina de otro costal, (qué bien me acaba de quedar este dicho con ingrediente respotero). Y es que al principio dudábamos un poco sobre esta receta. Lo típico: ¿sabrá a calabacín?, ¿tendremos que tirar una tarta entera?, (cosa poco probable), ¿detectará el calabacín tarde Cuky, después de haberse zampado media tarta y tendremos que llevarlo a urgencias por una intolerancia a las verduras?,... Las preguntas estaban en el aire pero, había que intentarlo.
Investigando por internet (esa graaan fuente de información), descubrimos que el tal layer cake cuyo nombre parece haberle puesto un italiano cariñoso,
 
 
no sabía para nada a calabacín. Era el dato que nos faltaba para que Cuky cogiese su sombrero de chef favorito, su delantal de "cookies" y nos pusiésemos manos a la obra, desempolvando esta receta que teníamos en pendientes desde que la viésemos por primera vez en "El Rincón de Bea".
Si alguno de los que nos estáis leyendo tenéis las mismas dudas que nosotros o os faltaba ese empujoncito que también nos faltaba a nosotros para dar el paso y decidirnos, os animamos a probar esta receta que adelantamos, es una de las que más nos han gustado hasta ahora. No sabe para nada a calabacín, es más, ni se nota que lleva calabacín... Nosotros en casa estábamos esperando a que la familia (y sobre todo el niño grande, que es poco amigo también de las cosas extrañas en los dulces), lo probase para poder decirle...:
 
-¿Qué crees que lleva?.
 
-...No sé...Harina, azúcar,...
 
-¿Y qué más...?
 
-...Levadura, huevo,...
 
-¿Y...?
 
-...¿Aceite?.
 
- ¬¬''...
 
-...¿...?.
 
¡¡¡Calabacín!!!. ¡¡¡Lleva calabacín!!!
 
 
 
Sí...Vuestra cara de triunfo será un poema...Y la de los demás al saber que lleva calabacín aún más. Pero, no vamos a entretenernos más, vamos con esta receta de vicio =)
 
 
Zucchini & Chocolate chips Layer Cake:
 
 
Ingredientes:
 
(La receta original, como hemos dicho, es de "El Rincón de Bea")
 
Para el bizcocho:
 
-300 grs. de harina
-300 ml. aceite de oliva
-3 huevos XL (nosotros pusimos 4L)
-250 grs. de azúcar moreno
-1 cucharadita de levadura química
-1 cucharadita bicarbonato sódico
-2 cucharaditas canela
-1/2 cucharadita jengibre en polvo
-1/2 cucharadita nuez moscada
-250 grs. de calabacín pelado y bien rallado
-200 grs. gotas de chocolate con leche (la receta original pone 150 grs.) (Nosotros solemos comprar el chocolate y hacer las gotitas nosotros mismos).


Para la cobertura:

Nosotros decidimos cambiar la mantequilla de la receta original por nata, que nos gusta más, y añadirle menos azúcar. El resultado es buenísimo pero, podéis probar el que más os guste =)

-500 ml. De nata para montar
-270 grs. de queso Philadelphia
-250 grs. de azúcar glass
-2 cucharaditas de extracto de vainilla


 
Preparación:
 
Para el bizcocho: (Molde de 18-20 cm):
 
Precalentamos el horno a 170º grados y preparamos el molde (o moldes si tenéis varios), engrasados con spray o, si no tenéis, mantequilla y harina, (nosotros usamos este spray desmoldable), y además, cubrimos la parte de abajo de nuestro molde (preferiblemente desmoldable... Os diríamos que hasta imprescindible para que el bizcocho no se nos escurrumucie), con papel vegetal o papel de horno y engrasamos un poco de nuevo.
Nosotros utilizamos siempre un solo molde y repartimos la mezcla en 3 partes iguales. Una la horneamos y las otras 2 partes las reservamos tapadas en la nevera si es verano, o a temperatura ambiente si hace frío. En cualquier caso, siempre tapadas con film en el bol donde las reservaremos.
 
Por un lado, batimos los huevos, el aceite y el azúcar.
 
A parte, tamizamos la harina junto con la levadura y el bicarbonato y añadimos la canela, el jengibre y la nuez moscada. Añadimos esta mezcla de ingredientes secos a nuestra mezcla de huevos en dos veces.
 
Pelamos el calabacín y lo picamos con el robot de cocina y lo añadimos a la mezcla anterior junto con las gotas de chocolate.
 
Nos aseguramos de que está todo bien mezclado y dividimos la mezcla en 3 partes iguales. Esto es importante para que las capas de bizcocho nos queden lo más iguales posibles.
Llevamos al horno a la misma temperatura unos 25 minutos.
 
Transcurrido el tiempo de horneado, sacamos el bizcocho y, sin desmoldar aún, lo dejamos enfriar sobre una rejilla 15 minutos. Entre tanto, si tenéis varios moldes, podéis ir horneando la siguiente parte. Cuando hayan pasado los 15 minutos, lo desmoldamos con cuidado, le quitamos el papel vegetal y volvemos a dejar sobre la rejilla hasta que se enfríe por completo. Cuando se haya enfriado, lo envolveremos bien con papel film para reservar en la nevera junto con las otras 2 partes, de un día para otro, para que se asiente la miga.
Con las otras dos partes repetiremos el mismo proceso.
 
 
 
Para el relleno y la cobertura:
 
Comenzamos a montar la nata. Cuando haya cogido poco cuerpo, le añadimos el azúcar glass tamizado y seguimos batiendo hasta que se formen picos firmes. Cuidado con batir en exceso ya que, puede cortarse y volverse mantequilla.
Añadimos el queso y el extracto y batimos un poco más.
 
Cuando haya pasado el día de reposo de los bizcochos, sacamos de la nevera y desenvolvemos. Si los bizcochos tienen imperfecciones o relieves, los cortaremos intentando que queden lo más lisos posible. Colocamos un poco de nuestra crema en la base donde colocaremos la tarta y ponemos el primer bizcocho de base. Cubrimos con crema, dejando que se salga un poco por los bordes y ponemos el siguiente bizcocho encima, presionando ligeramente. Repetimos el proceso y, cuando hayamos colocado el último bizcocho, daremos nuestra primera capa de crema al conjunto que cubrirá y sellará la miga, ("la capa cubre-migas"). Cuando hayamos cubierto por completo el bizcocho con esta capa, lo llevaremos a la nevera 1 hora u hora y media. Es importante que, mientras cubrís la tarta con esta capa sella-migas, no llevéis vuestra espátula de nuevo al bol donde tengáis la crema limpia pues, al cubrir con sucesivas capas se verán esas migas, que es lo que queremos evitar.
 
Transcurrido ese tiempo, volvemos a dar otra capa, intentando ser un poco más cuidadosos que en la anterior. Cubriremos e igualaremos y llevaremos de nuevo a la nevera otra hora.
Para la última capa, repetiremos el proceso, (nosotros dimos 4 en total). Dejamos reposar otro rato en la nevera mientras preparamos nuestra decoración. Nosotros optamos por unas nueces picadas que le vinieron de maravilla pero, vosotros podéis escoger lo que más os guste =) Aunque, cualquier cosa le quedaría genial a esta pedazo de tarta ^^

 
 
Pensamos en hacer un tutorial paso a paso pero, como tenemos la cabeza sabe-el-Universo-en-dónde, se nos olvidó ir haciendo fotos de cada paso... Sí...Somos así... No puedo echarle la culpa a Cuky, (al menos no toda), porque yo tampoco me acordé... Pero, Cuky ya tiene apuntado en su agenda "hacer paso a paso del próximo layer cake", así que, espero que no se le olvide. Prometemos traeros un tutorial con paso a paso de layer cake y fotos para el siguiente layer cake (que creemos anda próximo porque nos hemos quedado con ganas de experimentar con más hortalizas... Aunque dicho así, no queda nada fino...).
 
 
El resultado fue alucinante. Es un bizcocho sabroso y especiado, con un toque muy especial a canela y con el toque inconfundible que le dan las pepitas de chocolate. Y sin olvidar también, el toque secreto que le da el calabacín, que no sabe como tal pero, está ahí.
En serio, tenéis que probarlo. Decir que está requeté-bueno es quedarse corta... Este layer cake de dudoso sabor inicial, pasó a ser uno de nuestros postres favoritos... Tanto que volveremos a repetir en breves. Contra todo pronóstico, Cuky no puso cara de asco ante algo que llevaba calabacín... Si no que, se pilló otro empacho.
Y vosotros, ¿le vais a dar también una oportunidad a los vegetales? =)
Nosotros, sin duda, probaremos con alguno más a partir de ahora.
Esperemos que probéis esta maravillosa receta y quedéis tan encantados como nosotros y, sobre todo, esperamos vuestras impresiones ^^
Un abrazo enorme!
 
Honey Kiss.
 
Peace, Love & Music