viernes, 10 de agosto de 2012

Mis primeros Cupcakes (Red Velvet)

Al final..sucumbí y me dejé llevar por el mágico mundo de los cupcakes,sus vistosos colores y deliciosos sabores... Gracias Alma por servirme de inspiración =)

Todo comenzó hace poco... Cuando vi a Alma en Canal Cocina. Estaba hablando sobre su blog y haciendo unos cupcakes cuando me dije... ¡Qué monos quedan! Y se pueden hacer de tantas maneras...Hasta entonces, nunca me había planteado el hacer cupcakes. Mi pasión por la repostería se reducía tan solo a tartas y postres normales...Bueno,al menos hasta que el fondant y yo nos conocimos. Pero, lo de los cupcakes...fue amor a primera vista... Desde entonces, navego por los blogs y webs buscando nuevas ideas, fotos(que las hay preciosas),...Todo. Igual que cuando me inicié con el fondant. Hay infinidad de formas y maneras de hacer cupcakes y, unos de los más conocidos, (y sin duda os sonará), son los de Red Velvet.


Como siempre, mis fotos, amateur total...
Compré el molde, mis primeras cápsulas, fondant con sabor a chocolate blanco para decorar, y unos cortadores monísimos de mariposas y me puse a ello.

Ingredientes (para el bizcocho):

-2 claras y una yema
-1 cucharada generosa de cacao en polvo (yo suelo usar el de valor. Lo venden en el Mercadona)
-60 ml. de aceite (mejor que sea de oliva suave)
-150 grs. de azúcar
-10 grs. de azúcar vainillado
-2 cucharaditas de extracto de vainilla
-Colorante rojo (podéis escoger en pasta, en gel,... Yo suelo usar el de gel de Wilton, que me da muy buen resultado. La cantidad la iréis viendo conforme vayais echándolo en la masa).
-1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
(Para hacer el buttermilk. Podéis comprarlo ya hecho, aunque es difícil de encontrar. En algunos centros de Corte Inglés suele haberlo):
-140 ml. de leche
-1 cucharadita de zumo de limón
-1 cucharada de vinagre blanco

Preparación:

Precalentamos el horno previamente a 160-170º mientras colocamos las capsulitas en nuestros moldes.
Preparamos la buttercream añadiendo a la leche el zumo de limón. Revolvemos y dejamos reposar unos 5-10 minutos a temperatura ambiente hasta que se corte.
Montamos las dos claras y reservamos.
Por otro lado, mezclamos el aceite junto con el azúcar y añadimos la yema de huevo sin dejar de batir, para que se ligue todo bien. Seguimos añadiendo el extracto de vainilla y el vinagre y, por último, la leche.
Cuando tengamos lista la buttermilk, la añadimos a este mezcla.
Tamizamos los ingredientes secos a parte: la harina y el cacao y la añadimos a la mezcla de ingredientes húmedos anterior, poco a poco,  para evitar grumos y que nos sea más fácil batir.
Añadimos las claras montadas con movimientos envolventes.
Como toque final, nos queda añadir el colorante rojo a la mezcla hasta obtener un rojo intenso, (tened en cuenta que el color al hornearse, no queda tan intenso).
Vertemos la mezcla en los moldes cubriendo tan solo 2/3 partes de los mismos para evitar que, al hornearse, suban demasiado y llevamos al horno en torno a unos 20-25 minutos, (siempre, teniendo en cuenta que esto varía en función del tipo de horno). Es conveniente estar atentos y utilizar la técnica de la abuela, sí, la del palillo ;). Cuando salga limpio, estarán hechos.



Una vez hechos, los sacamos del horno y los dejamos enfriar 5 minutos tal cual están. Pasado este tiempo, los sacaremos del molde para ponerlos encima de una rejilla, donde acabarán de enfriarse mientras hacemos la crema.



Ingredientes(para la crema):

-75 grs. de mantequilla a temperatura ambiente (esto es importante. ¡¡No se os ocurra derretirla previamente!! o chafaremos la crema)
-400 grs. de icing sugar o azúcar glass, en su defecto.
-250 grs. de queso de untar (yo suelo usar el de la marca Carrefour, tiene buen sabor y da buen resultado)
-4 cucharadas de nata


Preparación:

Tamizamos el azúcar y lo batimos con la mantequilla y la nata hasta que se integren. Os recomiendo una batidora estilo Kitchen Aid, que están ahora taaaan de moda. Yo uso la eléctrica de toda la vida con las varillas, pero debemos batir más tiempo para que la mezcla quede con la densidad necesaria para poder decorar nuestros cupcakes...Como podéis ver, entre el calor y que no batí lo suficiente (ahora lo sé), la crema no me quedó muy densa... ¡¡Me dio muuucha rabia!!
Por último, añadimos el queso, aumentando la velocidad. Como os digo, es importante que sigais batiendo hasta que adquiera la consistencia deseada.
Preparamos nuestra manga con la crema y decoramos los cupcakes a nuestro gusto.

Esta crema, en verano, peligra un poco... Así que, es conveniente conservarlos en la nevera, aunque el bizcochín de los cupcakes no quede tan tierno.



A pesar de mi experiencia con la crema... El sabor tanto de la crema como del bizcocho, nos gustó mucho... El sabor de los red velvet es muy peculiar... No sabría describirlo pero anda entre: chocolate y vainilla... sí, creo que sería algo así. Son muy vistosos por su color rojo y quedan ¡¡monísimos!!=)
Me animaré a hacerlos otro día a ver si consigo mejor resultado a la vista.

Espero que los probéis y sobre todo, que os gusten.

Honey Kiss.

Peace, Love & Music.
Kim